Respeto, reconocimiento, admiración, es lo que queremos inspirar en quienes nos rodean; familia cercana y lejana, compañeros de oficina, superiores, vecinos, las personas con las que compartimos el metro, el vendedor de periódicos. ¿Cuál es el objeto de ese deseo? Podría decirse que no tiene ninguno y que solo es un requerimiento narcisista del algunos egos debilitados, pero… no siento que el mío sea muy débil y en todo caso quiero que mis hijos me admiren o por lo menos me respeten.

Imagen 7

La dedicación, el esmero en la realización de las actividades que realizamos y que están bajo nuestra responsabilidad, como llevar un gran cliente o educar a nuestros pequeños son las verdaderas razones por las cuales los otros nos pueden reconocer y no resulta un esfuerzo inocuo ya que a partir de nuestro desempeño muchos pueden aprender, de la misma forma en que nosotros tomamos ejemplo de otros. Es necesario para todos tener referentes qué seguir y no está mal prestar ese servicio a la sociedad.

Si lo que realmente quieres es no pasar desapercibido la solución es mucho más sencilla que lo que parece. Por ejemplo te puedes subir sobre una mesa a bailar la jota a eso de las 12 de la mañana (asegúrate de que haya público) o puedes tener la taza de café más brillante que jamás hayas imaginado.

Por solo 10,95 euros puedes tener un fantástico SILVER & GOLDEN MUG, fabricado en porcelana con agarraderas doradas o plateadas, según tus preferencias. Plateado para los más clásicos y dorado para los atrevidos. El tamaño de la taza de café te asegura un hit de cafeína y, la taza, que tus compañeros de oficina sepan que estás preparado para lidiar con él. Es el regalo ideal para quién crea que merece respeto.

Para obtenerlo visitar la página Web www.thabto.co.uk