Tipos de maderas: su clasificación

Hay elementos que son de suma importancia en la decoración. Hoy nos centraremos en uno de ellos: la madera.

Para empezar a clasificar las maderas tenemos que diferenciarlas entre macizas y aglomeradas. Las primeras proceden directamente de los troncos de los árboles, mientras que para las segundas, también conocidas como contrachapados, la madera surge de procesos industriales en los que se utilizan serrines, colas y celulosa.madera

Las maderas macizas proceden directamente del tronco. Su calidad es mucho más alta que la de aquéllas que se mezclan, y esto eleva su precio. Lo que diferencia este tipo de madera de un tronco sin tratar es el proceso de secado al que se somete.

Se trata de reducir la humedad de la madera aproximadamente una quinta parte. Así se consigue que sea más maleable, lo que da lugar a que se puedan cortar tablas, tableros o listones. La calidad y la resistencia dependen del árbol del que proceda la madera.

Maderas blandas: independientemente de su resistencia, esto se refiere a su mayor facilidad a la hora de trabajarlas, ya que son más dúctiles. Se trata de un material ligero y económico, por lo que se suelen utilizar para realizar muebles y estructuras. Proceden de los árboles con crecimiento rápido, de hoja perenne y de las coníferas: pino, ciprés, abeto, cedro…

Maderas duras: Son más caras y resistentes, pero más complicadas para las labores de bricolaje debido a sus irregularidades. Son las idóneas si vamos a realizar trabajos con máquina, y para muebles de gran calidad y perfectos acabados. También se suelen utilizar para revestir suelos.

Maderas frondosas: Se utilizan para hacer muebles, ebanistería y revestimientos de madera. Proceden de árboles como el haya, el fresno, el nogal, el olmo, el cerezo o la encina. El roble es el árbol más noble de este grupo.

Maderas resinosas: Son las más utilizadas en construcción y carpintería. Las maderas de este grupo suelen coincidir con las maderas blandas: el abeto y el cedro pertenecen a esta categoría, al igual que el pino, que es imprescindible en la industria maderera.