Decorar la mesa para una celebración de Navidad va más allá de poner un centro bonito, iluminarla con velas o poner la vajilla de las celebraciones especiales. Antes de pensar en todos esos detalles has de decidir qué mantel vas a poner. Hoy te contamos cómo conseguir una mantelería perfecta para que tu mesa luzca espectacular.

Mantelería perfecta glamorous gold
Fuente: iDecorate

Si estas Navidades tienes invitados a cenar o a comer y quieres que todo esté perfecto a la hora de montar la mesa, tienes que pensar en el mantel que vas a utilizar. Será el telón de fondo sobre el que resaltarán todos los demás elementos. Descubre cómo puedes conseguir una mantelería perfecta: bonita, cuidada, impecable.

Seguro que tienes en casa una mantelería de fiesta que solamente usas muy de vez en cuando, en aquellas ocasiones especiales en las que se celebra algo importante. Ahora es el momento de sacarla, para que decore tu mesa de Navidad. Pero, ¿sabes cómo prepararla para que esté impecable? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Cómo conseguir una mantelería perfecta

manteleria perfecta zara home
Fuente: Zara Home

Ahora, cuando ya no queda mucho tiempo para las fechas navideñas más señaladas, es el momento de ir pensando en todo lo que necesitas para montar una mesa de celebración y conseguir los mejores resultados. Tendrás que ir rescatando la vajilla de las grandes ocasiones, pensando en la cubertería y la cristalería con la que la vas a acompañar, y buscando los adornos que vas a poner.

Pero antes de hacer todas esas cosas necesitar buscar la mantelería adecuada y conseguir que esté impecable para el gran día. Por mucho que la vajilla sea muy lujosa y las copas espectaculares, el resultado desmerecerá si el mantel se ve arrugado o amarillento. Por eso ahora es el momento de sacar la mantelería buena que guardas como oro en paño y prepararla adecuadamente.

Claves para ponerla a punto

Mantería Perfecta KSL Living Camilla
Fuente: KSL Living

A veces los manteles se pasan tanto tiempo guardados en un cajón que cuando los sacamos nos damos cuenta de que se han puesto amarillos o que tienen unas feas manchas que no tenían cuando los guardamos. No lo dejes para el último día y revisa tu mantelería de fiesta.

Si ya lo has hecho y te has dado cuenta de que es necesario lavarla, te conviene saber ciertas cosas. Para empezar, no es del todo cierto que haya que hacerlo a mano. Te puede parecer que te quedará mejor que en la lavadora, pero lo cierto es que la fricción que se consigue a máquina hace que la mantelería quede más limpia.

Tampoco es cierto que tengas que meterla en lejía si quieres que esté blanquísima. Puedes hacerlo, pero con cuidado porque la lejía puede desgastar las fibras de la tela y la debilita. Y suele pensarse que es mejor lavarla en frío, pero si el tejido lo permite (tienes que mirar la etiqueta) se consiguen mejores resultados con agua caliente o templada.

¿Tu mantel se ha puesto amarillo?

Mantelería perfecta de Lino
Fuente: Wohnflair

Es uno de los problemas que más frecuentemente se nos presentan cuando se trata de las mantelerías de fiesta. Cuando las guardamos están blancas, pero si pasa mucho tiempo, puede ocurrir que se pongan amarillas en algunas zonas.

En caso de que esto te haya sucedido, existe una solución para hacer que tu mantel recupere su blancura. Disuelve tres cucharadas de bicarbonato en un litro de agua templada y deja el mantel en remojo durante un buen rato (una hora más o menos). Después solo tienes que lavarla en la lavadora como lo harías normalmente. ¡Verás qué blancura!

En cuanto a las manchas, si ves que no puedes eliminarlas con tus propios medios, lleva la mantelería a un establecimiento especializado donde dejarán tu mantelería impecable. Ellos la tratan poniendo a hervir el mantel durante algunas horas con unos productos de origen natural que hacen desaparecer las manchas.

Eliminar los pliegues es fundamental

hm manteleria perfecta
Fuente: H&M Home

Puede que al sacar la mantelería del cajón donde ha estado tanto tiempo te des cuenta de que tiene muy marcados los dobleces. Así no puedes ponerla, así que tendrás que plancharla sis quieres vestir la mesa con una mantelería perfecta. Pero, ¿qué ocurre si las marcas persisten y no se quitan con un planchado normal? En ese caso tendrás que aumentar el vapor de la plancha o poner sobre los dobleces un trapo húmedo y plancharla de nuevo.

Para no hacerle nuevos dobleces cuando la estés planchando, algo que es fácil que te suceda si el mantel es muy grande, lo mejor es ir avanzando con la plancha del centro hacia los extremos (así tendrá más caída cuando lo extiendas en la mesa) y esperar a que se enfríe por completo antes de guardarla. Y, si puedes, plánchala en el último momento, justo antes de poner la mesa. Será la mejor forma de garantizar que estará impecable.

¿Qué te han parecido estas ideas para conseguir una mantelería perfecta que decore la mesa de las ocasiones especiales?