Si tenéis niños pequeños es posible que  tengáis todo el frigorífico llenos de dibujos suyos. Son sus obras de arte y después de hacerlas les gusta regalarlas para que todos seamos partícipes de su obra, y por supuesto lo cogemos con una gran sonrisa al ver como nuestro hijo, sobrino, primo, nieto… nos ha dibujado. Yo todavía tengo los últimos dibujos del último pequeñín que hubo en casa, aunque ya se está haciendo grande y prefiere irse al parque a charlar con sus amigos que quedarse en casa haciéndonos dibujos.

Si vosotros todavía sois afortunados y seguís recibiendo estos dibujos  aquí os mostramos una forma de exponerlos todos sin que estén plagando el frigorífico hasta el punto de que si lo abrimos se caerán, rodando por cualquier parte de la casa o guardados en un cajón.

Es una solución intermedia porque los tendremos guardados al tiempo que ordenador, y se trata de un “colgador de dibujos”. Lo podemos hacer nosotros mismos ya que es muy sencillo.

Tendremos que comprar dos o tres rieles de cortinas, tendederos de pared o algo similar a lo que vemos en la imagen, el caso es que esté fijado a la pared y tengo una cuerda o cable de un extremo a otro para colgar de ahí los dibujos. Además también podremos colgar los trabajos que haga en el colegio y los que nosotros mismos les regalemos.

Vía: Decopeques