Si siempre insistimos en los tonos claros para conseguir más luz y más espacio, que es lo que más les suele faltar a nuestras cocinas, hoy os pedimos que no dejéis atrás el color. Una pizca de color en el lugar adecuado lo mejora todo.

Por eso hoy traemos unas cocinas con elementos decorativos en negro, que lejos de oscurecer o entristecerla, le da más vida que cualquier otro elemento.

En esta cocina han querido destacar sus fogones y campana extractora creando unas manchas negras en la imagen, que destacan sobre el resto. Un gran ventanal sobre la pica y los grifos, ilumina la cocina blanca con algunas zonas en crema. Sin duda ayuda a que la cocina no parezca un lienzo sin estrenar.


Otra forma de adaptar este color tan intenso es destinándolo a una zona poco vistosa, o que debido a la disposición de la cocina queda oculta. Así es como llega el negro a este armario, que actúa de zona de almacenaje, pero también tiene espacio suficiente para cocinar en él y realizar más tareas simples. Con este color se demuestra que aunque utilizarse en una zona oculta, no se debe tener miedo al negro.

Para esta cocina el negro es el color que más impera en ella, aunque el tranquilizador blanco de la pared, ayuda a destacar todavía más el resto de elementos negros. Lo encontramos en los armarios de la parte baja de la cocina y se aprecia también en zonas superiores como las lámparas, realizadas con un tubo vehicular negro y el cable de la luz entrelazado entre ellos. Una forma muy original y económica de iluminar la cocina.


Pero para decorar con negro no es necesario ocupar una zona importante de la cocina, también basta con un pequeño detalle. En esta cocina han seguido esta opción, y tan sólo han realizado dos líneas finas oscuras que perfilan el mueble y bajo los armarios superiores. Sutil e impactante.

Con esto seguro que no cerraréis más la puerta a colores oscuros en la cocina.