El baño es uno de los espacios de la casa más importantes y como tal merece que su decoración se cuide con mucho mimo…

Para que un baño sea práctico, cómodo y funcional, debe tratarse de un espacio correctamente ordenado, un espacio que permita tener siempre a mano los artículos productos y elementos necesarios, un espacio también con mucha armonía que favorezca la relajación, etc. Y para todo ello, además de una decoración muy cuidada a nivel estético, el baño debe contar con un espacio de almacenaje adecuado y suficiente, para que se pueda mantener siempre el orden.

El problema con el que muchas veces nos encontramos es el espacio, es muy difícil lograr espacios de almacenaje adecuados cuando el baño es pequeño. Es difícil, pero no imposible. De hecho, hoy te queremos proponer una práctica idea que permite obtener un espacio de almacenaje extra en cualquier baño, por pequeño que sea.

balda sobre el espejo del baño

La idea es colocar una balda en la parte superior del espejo.
Lo normal o habitual es que sobre el lavabo siempre haya un espejo. Y el espacio vertical que queda sobre el espejo, siempre es un espacio desaprovechado… Lo que hoy te proponemos es que aproveches ese espacio vertical colocando una balda sobre el espejo. De esa manera obtendrás un gran espacio de almacenaje extra, que nunca viene mal, especialmente en pequeños baños. Un espacio de almacenaje ideal para colocar toallas, productos o lo que tú prefieras…

La altura de la balda, la forma y el material, eso lo dejamos a tu libre elección, es algo que depende de tus propios gustos y también del baño. Lo que sí es seguro es que, una vez colocada la balda, tu baño estará más ordenado y será más cómodo.