Ya podemos aprovechar el verano, las conchas y caracolas para realizar un estupendo espejo decorativo con el que podremos embellecer los rincones de nuestra vivienda.


Tan solo con algunas conchas de playa, daremos un toque veraniengo a nuestro hogar. Los materiales que necesitaremos serán:

-1 marco de madera

-1 espejo

-Caracolas, conchas… etc.

-Cinta bebe

-Cordón dorado

-Perlas

-Pincel chato

-Pincel ancho

-Papel para empapelar

-Barniz

-Cola vinilica

-Cinta adhesiva

-Lija de grano fino

-Silicona

-Tijera

-Clavos sin cabeza

-Martillo

Primero preparamos el marco del espejo. Hay que limpiarlo, lijarlo y barnizarlo. Luego dejamos secar muy bien. Si quieres pintarlo de otro color líjalo y luego dale una mano en color blanco, después de esto podrás pintarlo del color que más te guste… si quieres, como acabado final, puedes dar una pasada de barniz.

Podemos seleccionar casi cualquier tipo de espejo, aunque lo suyo es que tenga el marco de madera. Ahora ubicamos el espejo dentro del marco y lo sujetamos con clavos sin cabeza. Por último, para embellecer la zona de atrás del espejo, pegamos con ayuda de cola vinílica un pequeño óvalo de papel de empapelar. Si tu espejo tiene forma cuadrada recortaremos un cuadrado… etc. También podemos coger un espejo que ya este enmarcado y armado, evitandonos así este paso.

Ahora cortamos ocho tiras de 10 cm, cada una, de cinta bebe y luego cortamos 4 tiras de 10 cm cada una del cordón dorado. Los lazos los haremos con cuatro tiras de cinta y cuatro de cordón dorado. Doblamos por la mitad y la unimos en los extremos con cinta adhesiva. Luego seguiremos con las tiras restantes logrando diferentes largos.

En el borde superior del marco aplicaremos un poco de silicona y pegamos los lazos como más nos gusten. Para pegar las conchas y caracolas primero debemos lijar los bordes de las mimas. Una vez hecho pegamos, con ayuda de silicona, las conchas  y caracolillas a la terminación de los lazos y cintas. Pegaremos cuantas caracolas queramos para conseguir el diseño deseado.

Procura que las piezas queden firmes y bien pegadas, ten paciencia. Además podemos ir intercalando perlas entre las conchas, de esta forma realizaremos composiciones  mucho más ricas visualmente.

Dejamos que todo seque muy bien, y una vez seco damos una capa de barniz a nuestro trabajo. Utiliza el pincel chato para esto… y listo! ya puedes colgarlo donde más te guste.