En mi casa acabamos de reformar una cocina vieja y abandonada y la hemos decorado con elementos rústicos, con piezas rescatadas del pasado de aquí y de allí, todo reciclaje y restauración (algún día os enseñaré las fotografías) y al ver estos candelabros he pensado que quedarían bastante bien.

Los materiales que vamos a necesitar para realizarlos son:

– velas largas

– alambre de bisutería (grueso)

– taladro

– pegamento

– bases rústica de madera

Proceso:

Primeramente comenzaremos por las bases rústicas. En uno de sus lados hacemos un pequeño orificio en el centro, con la ayuda de un taladro y una broca fina, que sea del grueso aproximado de un alambre. El orificio no debe ser muy profundo, de más o menos un cm basta.

Cortamos un trozo de alambre fino que tenga el doble del tamaño de tu vela. Colocamos un poco de pegamente en el agujero que antes hemos hecho en el taco de madera y rápidamente colocamos uno de los extremos del alambre. Dejamos que seque bien antes de continuar.

Cuando seque colocamos la vela sobre el orificio, torciendo el alambre hacia uno de los lados y fijamos la vela y comenzamos a envolverla con el alambre, en sentido ascendente. Nos detenemos un poco antes de llegar al final, y con lo que quede del alambre hacemos una vuelta como caracol, hacia el costado. Por muy poco dinero ya tenemos nuestras velas decorativas.

Vía: imujer.com