Si queremos reformar nuestra cocina, para ganar más amplitud, conseguir algo de luz solar extra o simplemente para mejorarla en todos los aspectos, no siempre todos los habitantes de la casa están de acuerdo. Por eso, para que puedas conseguir el voto de la mayoría y poder llevar a cabo la reforma que la cocina necesita, te mostraré un ejemplo para que puedas mostrar a los demás.


Se trata de una cocina con dos frentes en “L” que se reformó para conseguir más amplitud. La reforma realizada por el estudio CYC Construcciones recuperó más espacio para la cocina derribando el tabique que la separaba del resto de la casa y, la unió al salón-comedor.

Para mejorar la iluminación, eligieron una vez más, unos muebles en un tono entre blanco y beige, para reflejar toda la luz entrante en la cocina. Cuando se marcha el sol, la protagonista es la iluminación con halógenos que hay bajos los armarios, así la encimera tiene toda la luz necesaria para trabajar con tranquilidad.


Al compartir espacio con el salón-comedor, han tenido cuidado en no mostrar la nevera como un bloque enorme de metal, por eso la han ocultado bajo las mismas puertas que el resto del mobiliario. Para aprovechar todos los espacios, bajo el horno han colocado un cajón más para poder guardar ahí más objetos e utensilios de cocina.


Su decoración final es austera y reducida, ya que sobrecargarla de elementos, distraería nuestra atención del salón o lo recargaría rompiendo así la unidad entre los dos espacios.

Una reforma así es normal que la lleve a cabo un estudio especializado, pero si tu cocina también sigue la forma de “L”, puede seguir alguno de los pasos de esta reforma para tomar como ejemplo. Práctico y barato.