Cuando se acerca la primavera pensamos en como decorar nuestro jardín, retomamos sus cuidados después del letargo del otoño y el invierno y nos disponemos a ponerlo bonito para disfrutar de este espacio de paz y relajación durante la primavera y el verano, por eso hoy os traemos una sencilla idea para empezar a vestirlo de color con la plantación de los bulbos de primavera.

Si dispones en tu jardín de un macizo, una rocalla o algún rincón al que dar vida, los bulbos de primavera son una buena opción para asegurarte verdor y floración durante los meses de verano, por eso os presentamos diferentes plantas que pueden sorprender vuestros sentidos con su colorido y fragancias:

  • Gladiolos: todos los conocemos por su uso en florístería como flor cortada y es que estas flores alargadas en forma de espiga son ideales para formar grupos en macizos de nuestro jardín.

  • Cannas: son muy voluminosas y tienen larga floración, por lo que se pueden usar como arbustos para alegrar con el color de sus flores un rincón de nuestro jardín.
  • Callas: también conocidos como lirios de agua, son plantas semiacuáticas y tienen un gran valor ornamental.
  • Dalias: adquieren un porte medio y tienen una gran variedad de colores para elegir, su floración se alarga durante todo el verano por lo que te servirán tanto para decorar tu jardín, como llenar los jarrones en tu decoración de interiores veraniega.
  • Nardos: los nardos blancos destacan por ser flores espigadas con una flor de fragancia inigualable que amenizará tus plácidas noches veraniegas.

Por último recordar que en marzo es hora de podar los rosales, empezar a segar el césped, retirar hojas y ramas secas de nuestros arbustos, además es tiempo de aplicar un abono de crecimiento o floración a nuestras plantas, pues se avecina una época de mucha actividad para las plantas con la llegada del buen tiempo y hay que aplicar una ayuda en forma de alimento a nuestro jardín.