Lo mejor de organizarse con tiempo para la decoración navideña, es que puedes aprovechar proyectos de manualidades que requieren poco tiempo pero que puedes emprender con total calma. Además de escoger las que más te gusten, aprovechas aquellas que tienen bajo costo porque ahora debemos ocuparnos sobretodo de no excedernos en el presupuesto. Ante estas ventajas, te traemos esta idea para hacer un centro de mesa navideño con esferitas verdes, tan sencillo pero al mismo tiempo tan especial.

Las esferitas navideñas con que usualmente adornamos el árbol navideño, es algo que siempre vamos acumulando en el cajón de los adornos y podemos encontrar sorprendemente que tenemos demasiadas y en muchos colores. Así que puedes personalizar este centro de mesa navideño con el color que te guste y claro con tantas como quieras. Dimensionarlo a convertirlo en más grande o más pequeño, tú decides, y con tiempo suficiente para hacerlo.

centro de mesa

Es importante destacar el uso de una base, que es una lata vacía que podemos encontrar fácilmente en la cocina, y es donde entra al juego el poder reciclar. Y eso es una forma de ser congruente con el planeta limitando los desechos de productos que aún pueden servir y claro aprovecharlos para hacer en este caso, un centro de mesa con esferitas verdes para navidad. La idea es muy básica, hay que reunir los elementos en un ramo cual si hicieras un ramo de flores y adornar la lata con un lazo ¡tan sencillo! que sería una pena no aprovechar esta idea.

Qué necesitarás, igualmente simple de conseguir, una lata vacía para base, un ramo de hojas de ciprés artificial que compras en tiendas de manualidades, un trozo de lazo de seda rojo o el color que tengas o te guste. Las esferitas verdes, o del color que tengas, en variedad de tamaños.

Imagen: Better Homes & Gardens

Compartir
Artículo anteriorCabecero hecho de crochet
Artículo siguienteUn comedor improvisado
Soy una blogger apasionada de la moda y la decoración, me fascina compartir estas aficiones con quienes como yo, quieren crear un entorno acogedor y atractivo en el que disfrutar de la vida.