¿Quieres saber cómo puedes aportar color en tu baño de una forma decorativa sin caer en lo estridente? Hoy te damos todas las claves para que puedas lograrlo sin problemas. Podrás hacer del cuarto de baño un espacio divertido, alegre y muy especial.

color en tu baño
Fuente: Alex Fulton

El blanco es uno de los colores más empleados a la hora de decorar un cuarto de baño. Es elegante, luminoso y moderno, y uno de los tonos más utilizados en espacios de estilo minimalista. Sin embargo, existen otras opciones diametralmente opuestas e igualmente inspiradoras. Como la de poner color en tu baño para crear un ambiente dinámico y alegre. Descubre cómo puedes conseguirlo.

Un plus de energía y color en tu baño

Fuente: Galeriesly Club

Si hasta ahora los cuartos de baño más contemporáneos y modernos se decoraban en blanco, negro y tonos neutros, hoy queremos proponerte una idea diferente. Se trata de incorporar toques de color para revitalizar el ambiente.

Está claro que la empresa requiere de una aplicación inteligente y moderada del color, para no caer en excesos. De ser así, en lugar de ganar, solo conseguiremos saturar el espacio e inundarlo de estrés cromático.

Además, hemos de tener muy claros los esquemas, ya que una reforma del cuarto de baño no se acomete todos los días. Es mejor introducir el color con moderación y sentido práctico.

Revestimientos, la opción perfecta

Fuente: Alex Fulton

La manera de dar color al espacio cambia mucho en función de la renovación que tengamos en mente. No es lo mismo querer renovar el baño con nuevos complementos, que mediante una reforma completa que incluya revestimientos, sanitarios, etc.

También te puede interesar:  Ideas originales para pintar las paredes de tu casa

En este sentido, si tu cuarto de baño es muy antiguo y necesita una rehabilitación total, apuesta por poner color en determinados espacios a través de los azulejos. Elígelos con color, si no para todas las paredes, al menos para algunas partes. El interior de la ducha puede ser el lugar perfecto. Revístelo con un mosaico alegre o con azulejos especiales como los amarillos de la foto.

Otra idea es seleccionar un pavimento de baldosas hidráulicas (o un revestimiento cerámico que imite los diseños coloristas de este tipo de azulejos). En este caso, puedes dejar las paredes y sanitarios en blanco, crema o gris claro para no saturar el espacio y crear contrastes decorativos. Esta idea es genial para aportar color en tu baño, pero también para poner un toque de diseño espectacular.

Paredes de colores + friso de azulejos

Fuente: Maria Killam

Combinar un friso de azulejos hasta media altura de la pared con pintura en la parte superior es una gran idea para decorar el baño. Y, además, nos permite incorporar color si elegimos pintar las paredes de tonos intensos y vibrantes.

La pintura para las paredes es un recurso genial para apostar por el color en cualquier espacio. Tiene una ventaja a destacar: si el resultado no es el esperado, o si te cansas de tanta intensidad, siempre puedes volver a pintarlas para darles otro efecto y mucha más luminosidad.

Pon el acento en el mobiliario

Fuente: Better Homes & Gardens

Aquí tienes una idea menos radical de incorporar colores alegres en los cuartos de baño: se trata de hacerlo a través de los muebles. Son elementos prácticos que pueden cambiarse con más facilidad, en especial si son piezas auxiliares.

También te puede interesar:  Claves para decorar tu casa con colores fríos: cómo y dónde utilizarlos para acertar

Puedes optar por un baño de tonos neutros y claros, e incorporar piezas coloridas: armarios con cajones bajo el lavabo, elementos de almacenaje auxiliares, carritos multiusos, etc.

En caso de que te decidas por esta opción de poner color en tu baño, has de tener en cuenta ciertos aspectos, además de las medidas o el diseño de los muebles. Apuesta por materiales de calidad que resistan bien la humedad y que sean fáciles de limpiar.

¿Y los lavabos?

Fuente: Viadurini

Generalmente los sanitarios del cuarto de baño son blancos. Sin embargo, existen tendencias de diseño que proponen elementos de colores intensos, así como para los lavabos.

Utilizar sanitarios y lavabos coloristas es una forma atrevida de alegrar el espacio, aunque hay que combinarlos con superficies claras para conseguir el efecto perfecto.

Color en los complementos: triunfo asegurado

Fuente: Alex Fulton

Hay un elemento perfecto para incorporar color en tu baño de una manera sencilla, efectiva y muy decorativa: los textiles. Cambiar tus sosas toallas por otras más coloristas es una gran idea. Elígelas de calidad para que resulten más duraderas.

Y, junto con las toallas, los accesorios de baño te ayudarán a renovar de forma importante el ambiente. Toalleros, dispensadores de jabón, botes y cajas… Incluso los apliques de la pared pueden aportar toques de color realmente sugerentes.

¿Qué te parece si eliges un cuadro de gran formato lleno de color? ¿Y una bonita planta verde y frondosa? Hay mil formas de poner color en tu baño, solo tienes que elegir la que mejor le va al espacio.