Matizan la luz que entra del exterior, nos ayudan a preservar nuestra intimidad y ocultan las vistas cuando estas no son evocadoras, sino todo lo contrario. Las cortinas son un elemento que resulta imprescindible en muchas ocasiones. Hoy te contamos cómo puedes colgar cortinas en tus ventanas siguiendo diferentes sistemas. Toma nota.

colgar cortinas barra inspire
Fuente: Inspire Home Design

A todos nos gustaría tener en nuestro salón un gran ventanal con vistas al mar. O a la naturaleza y a las montañas. Sin embargo, si vivimos en enclaves urbanos corrientes y molientes, lo más habitual es que desde nuestras ventanas se divisen calles, avenida y paisajes de ciudad. Para ocultarlos, lo mejor es colgar cortinas que escondan las vistas cuando estas no son agradables.

Pero existen otras razones por las que resulta más que adecuado colgar cortinas en casa. Si la orientación de tu vivienda da al sur, o vives en un sitio caluroso y soleado, puede que tengas que controlar la cantidad de luz que entra por las ventanas. Para lograrlo, las cortinas son todo un acierto.

O también puede ocurrir que no te apetezca que tus vecinos sean testigos continuos de las cosas que haces en tu casa. Unas buenas cortinas o unos sencillos visillos a prueba de curiosos son lo mejor para preservar tu intimidad.

Y como hay diversas formas de colgar cortinas, hoy vamos a explicarte tres sistemas diferentes para que puedas optar por el que más te conviene.

Diferentes formas de colgar cortinas

Fuente: The Homes I Have Made

Si has decidido colgar cortinas en las ventanas de tu casa, tendrás que decidir con qué sistema las vas a instalar. Tienes varias opciones a tu alcance y todas son relativamente sencillas de poner en práctica.

También te puede interesar:  Decoración del cuerpo con ropa tecnológica

En función del sistema que elijas, necesitarás más o menos tela para las cortinas, aunque las diferencias son mínimas. A continuación haremos un breve repaso de cada una de las formas de colgar las cortinas: con barra, con portavisillos o con riel.

Las barras, una opción muy decorativa

Fuente: Best Curtains 2017

De los tres sistemas de colgar cortinas que vamos a explicar a continuación, las barras son el que me parece más decorativo. Puedes elegir entre diferentes tipos, materiales y estilos, y completar la barra con anillas y terminales a juego.

Las barras se sujetan mediante unos soportes especiales que se fijan con tacos y tornillos a la pared o al techo. Se puede optar por uno u otro emplazamiento en función del espacio disponible junto a la ventana o de las preferencias de cada uno.

Existen barras de diferentes materiales para colgar cortinas (de madera, de forja, de acero, etc.) y con distintos acabados (pintadas, con brillo, en acabado mate, con efecto envejecido, etc.).

Si quieres colgar un visillo y una cortina (o caídas de cortina a los lados) puedes hacerlo instalando una barra doble. Se trata de dos barras, una para cada uno de los elementos, que se sostienen con un soporte doble.

Los portavisillos

Fuente: Riel Chyc

Se trata de un sistema que resulta más discreto que las barras para colgar cortinas. Son unas barras más finas que sostienen los visillos, sobre todo en ventanas pequeñas. Se usan muy frecuentemente en cocinas y cuartos de baño.

Se sujetan a la pared con distintos sistemas: a presión o atornillados. Y también existen modelos de portavisillos extensibles para adaptarse a ventanas de varias medidas. Sea como sea son una alternativa bastante cómoda para colgar cortinas y visillos ligeros.

También te puede interesar:  Los diseños de "Sal de Coco" inundan el dormitorio infantil

Encontrarás portavisillos de distintos materiales (los hay de plástico, de madera o metálicos). Una opción que también puede considerarse como portavisillos son los cables. Resultan muy modernos y perfectos para este tipo de cortinas que no pesan. En ellos la tela se sostiene mediante pinzas o trabillas.

Con rieles ocultos

Fuente: Lazareno Estudio

Puede que sea el sistema menos moderno, pero también resulta muy práctico. Se trata de guías metálicas (o también pueden ser de PVC) que se pueden sujetar al techo o a la pared. En su interior llevan unas pequeñas piezas semiescondidas a las que se sujeta la cortina con unos ganchos.

Fuente: Archiexpo

Hay rieles planos (mejores para ventanas muy pegadas al techo) y curvos (más adecuados para huecos redondeados). Algunos rieles incorporan una cinta de velcro para que puedas colocar un bandó. El bandó no es otra cosa que una pieza de tela hrizontal que se coloca en la parte superior para ocultar el riel.

Los rieles permiten los dos sistemas de apertura: lateral y central. Existen rieles con y sin cordón, extensibles, etc.

Lo más importante, a la hora de elegir el sistema más adecuado para colgar cortinas, es ver las posibilidades de cada uno de ellos, de forma que podamos optar por el mejor en cada caso. El espacio que quede alrededor de la ventana o las dimensiones de la misma son factores importantes a tener en cuenta.

Compartir