Seguramente hay muebles de almacenaje en tu casa sin los que no podrías pasar ni un día. Algunos incluso llevan toda una vida contigo porque además de prácticos dan personalidad a tus espacios domésticos. Este post te ayuda a distinguir su ADN y despejar posibles dudas.

muebles de almacenaje
Fuente: Simply Grove

Aunque todos los muebles de almacenaje han nacido para guardar, lo hacen de distinta manera. En su origen estaban pensados para ocupar zonas del hogar que nada tienen que ver entre sí. Un diccionario mini puede ser perfecto para tener claro qué los diferencia de otras piezas similares. Saber cuál es su esencia, qué papel cumplen y hacer que encajen en el lugar que merecen.

Un diccionario mini sobre muebles de almacenaje

Fuente: Dismobel

En cualquier casa hay una pequeña familia de muebles de almacenaje. Son imprescindibles para mantener el orden en el día a día. Logran que cada objeto, accesorio y prenda de vestir tenga un lugar asignado donde ser guardado. Qué haríamos sin las estanterías y librerías del salón, las vitrinas y alacenas de los comedores y las cómodas y aparadores presentes en más de un dormitorio.

Es bastante normal llamar estas piezas de una manera u otra, pero hay matices que las diferencian. A veces son muy notables y en otras ocasiones son mínimos. Es lo que ocurre con las librerías o estanterías que presiden la mayoría de los salones de las viviendas actuales, tengan el estilo decorativo que tengan. A simple vista esta pareja de muebles de almacenaje es idéntica, pero no es del todo cierto. La definición de librería más académica la define como un mueble con estantes para guardar libros. Mientras que la de una estantería habla de una pieza compuesta por estantes o anaqueles donde es posible guardar de todo. Desde cuadros, a cajas, películas y objetos de colección.

También te puede interesar:  Tres días sin móvil
Fuente: BrickBox

Pequeños matices que lo cambian todo

Por tanto, el uso que vayamos a dar a estos muebles de almacenaje tan prácticos marcará la diferencia esencial para nombrarlos con propiedad. Sabremos reconocer si la pieza que preside nuestro salón es cien por cien una librería porque tan solo guarda libros. O más bien una estantería que va creciendo a medida que lo hacen las necesidades de almacenamiento de la familia, con mucha vida en esta habitación de la casa. Un contenedor perfecto para alojar todo tipo de objetos sin importar su tipología y origen.

Fuente: BrickBox

Ahora bien, la forma de un mueble y otro pueden no tener demasiado que ver debido a otros detalles clave. Por ejemplo, una librería se presta bastante a estar hecha a medida: la opción por excelencia para rentabilizar elementos estructurales o una pared. Y los diseños más modernos pueden incluir puertas metálicas deslizantes en diferentes colores. Por su parte, las estanterías poseen un concepto más flexible, normalmente mediante propuestas modulares que nos permite pensar en ellas de múltiples maneras.

Imprescindibles en la cocina y en el comedor

En las cocinas y comedores actuales es difícil concebir su decoración sin unos muebles de almacenaje muy concretos, como son los aparadores y las alacenas. Son piezas que emanan encanto inspiradas en las de toda la vida, o como diseños reinventados al hilo de las nuevas tendencias. Pero no siempre hay una línea clara entre ambos. Realmente ¿por qué son distintos?

Fuente: Archiexpo

Inicialmente los aparadores son muebles bajos, no suelen superar el metro, provistos de cajones y puertas para guardar dentro todo lo necesario al vestir una mesa. Es decir, desde mantelerías y cuberterías, a colecciones de vajillas de cerámica, etc. Vivieron una época dorada en los años 60 y 70 y han vuelto con fuerza a la decoración de interiores actual como piezas de diseño escandinavo o de estilo contemporáneo. En madera de roble, de melamina o lacado, ya no son territorio exclusivo de las cocinas y comedores, donde siguen siendo de gran utilidad. Ahora también encajan en espacios domésticos abiertos organizados con distintas zonas, como elementos que dividen visualmente sin perder su función principal.

También te puede interesar:  Cabecero hecho de crochet
Fuente: Muebles Saskia

Las alacenas tampoco han perdido vigencia decorativa en las viviendas de hoy. Pero estos muebles de almacenaje sí tienen un espacio más acotado. Su definición académica se refiere a ellas como muebles altos con puertas y estantes en su interior, con una gran capacidad para guardar y por lo general empotrados. Ante todas estas características, es lógico que hayan ocupado un papel destacado en el equipamiento de las cocinas, tradicionales y modernas. Y esta ubicación ideal marca la distancia con respecto a los aparadores. Si hay un lugar predeterminado para las alacenas es ella.

En el dormitorio y el salón… siempre fieles compañeros

Fuente: tikamoon

Dentro del universo de los muebles de almacenaje es imposible pasar por alto las vitrinas y las cómodas. Otras dos piezas que nunca nos fallan cuando se trata de guardar objetos y tejidos con especial mimo. Por algo suelen ocupar una ubicación privilegiada. Las primeras en un rincón del salón, en nuestro despacho o estudio de lectura. Y las segundas en una zona preferente del dormitorio.

No suele haber ninguna duda sobre su ubicación. Pero ¿tenemos claro qué peculiaridades ofrecen? Las vitrinas nacieron para exhibir lo más especial de un interior doméstico. Y eso puede significar pequeños objetos de gran valor sentimental, colecciones antiguas, etc . Su definición es muy precisa: es un mueble acristalado para lucir lo que hay en sus estantes y a la vez mantenerlo protegido. Si no reúne estas características, también será una pieza válida para guardar, pero no una vitrina. Hoy en día son un reclamo para interioristas y profesionales de la decoración por la elegancia que dejan en el espacio.

También te puede interesar:  Trucos para reducir al mínimo la basura doméstica, ¡apúntate!
Fuente: tikamoon

En cuanto a las cómodas, son muebles de almacenaje que nunca pasan de moda. Cualquier estilo decorativo ha sabido adaptarlo a sus directrices estéticas y de ahí la variedad de versiones que es posible barajar. Además, su explicación resuelve cualquier incógnita con respecto a función y estancias favoritas: dormitorios, zonas de descanso o vestidores. Diseñadas con varios cajones frontales donde colocar ropa de temporada y tenerla a mano, ellos hacen de esta pieza francesa del siglo XVII una propuesta diferente al resto. A partir de ahora seguro que mirarás estos muebles de otra manera.
.
¿Y tú?