Comprar antigüedades, ya sean muebles u objetos, no es una tarea fácil. Son muchas las cosas que hay que tener en cuenta si quieres tener ciertas garantías de lo que estás comprando. Por eso hoy te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte. Sigue leyendo y tenlas en cuenta en tu próxima salida a la caza de la mejor pieza.

comprar antigüedades
Fuente: One Kings Lane

Puede que quieras hacer un regalo especial a alguien, o que necesites algo especial para tu casa. O simplemente que te apasionen los muebles de estilo y los objetos vintage del pasado. El caso es que comprar antigüedades puede ser toda una aventura.

Resulta muy emocionante salir de compras y recorrer mercadillos y tiendas de segunda mano esperando encontrar la pieza perfecta, la que buscas. O dejarse sorprender por tesoros que no buscabas y que parece que te encuentran a ti.

Sin embargo, comprar antigüedades no es fácil. No siempre podemos estar seguros de que el mueble o el objeto que adquirimos es realmente antiguo. Pero, al menos, podemos tomar ciertas precauciones para que nuestro día de compras resulte mucho mejor. Aquí tienes algunos consejos que espero que te ayuden.

¿Quieres comprar antigüedades? Planifica

Fuente: Blog To

Puede que en ciertos momentos de la vida y en determinadas actividades, un punto de caos le añada emoción y diversión a la tarea. Pues bien, te aseguro que en una jornada de compras de muebles antiguos o piezas vintage eso no ocurre.

Más bien al contrario, un mínimo de planificación es necesario si no quieres terminar cansado y con las manos vacías. Busca toda la información que necesites con suficiente tiempo para organizar el día de compras. Fechas y horarios de desembalajes y mercadillos, de tiendas de segunda mano, de almonedas, etc. Todos estos datos te servirán para trazar tu propio recorrido.

Prepárate para un día divertido… pero duro

Fuente: Upcyclist

Si tienes pensado dedicar un día concreto a visitar un mercadillo o un desembalaje de antigüedades, sal de casa preparado. Piensa que puede llover, que la jornada se puede alargar, que quizás necesites un medio de transporte para llevarte los tesoros que compres a casa, etc.

También te puede interesar:  Una lámpara con forma de flor

No te olvides de llevar agua y algún tentempié. Puede que no quieras abandonar el mercadillo a la hora de comer, sobre todo porque será el momento en el que la zona esté más tranquila. Y no te olvides de coger dinero en efectivo. En la mayoría de desembalajes y mercadillos de antigüedades no se puede pagar con tarjeta.

A quien madruga…

Comienza temprano tu día de compras. Esto es importante, ya que en los mercadillos y desembalajes puntuales las mejores piezas se consiguen a primera hora. Si vas tarde, muchos de los tesoros que buscas habrán volado. Y, además, encontrarás mayor afluencia de gente y más jaleo.

Así que, ya sabes, acostúmbrate a madrugar para comprar antigüedades. Recorre los mercadillos a primera hora y visita las tiendas cuando abran.

Toma medidas

Fuente: Upcyclist

¿Estás buscando una mesa auxiliar para poner en uno de los rincones de tu salón? ¿Necesitas un escritorio y quieres buscar uno antiguo? Si es así, no te olvides de tomar medidas en casa y de llevarlas anotadas. Y llévate también una cinta métrica.

Así, cuando encuentres la pieza que estás buscando sabrás si te cabe allí donde quieres ponerla, o si es demasiado grande o pequeña. Ten en cuenta que en los mercadillos no suelen aceptar devoluciones.

No te precipites en las compras

Fuente: Time Out

Antes de decidirte por una antigüedad o por una pieza, date una vuelta por el mercadillo. No se trata de comprar todo lo que te llama la atención en el primer puesto que visites.

Mejor busca y compara objetos y precios. Ahora bien, si un mueble o una pieza te ha enamorado a primera vista y el precio te parece razonable, cómprala. Puede que si no lo haces venga otro cliente y se la lleve.

También te puede interesar:  Decoración en dos colores

En las decisiones de compra también es importante seguir tu propia intuición. Calcula cuánto te gusta la pieza, si te importaría quedarte sin ella o la quieres a toda costa. Eso te dará un indicador de lo que vale la pieza para ti, de lo que estarías dispuesto a pagar por ella. No deja de ser una forma de saber si es cara o toda una ganga.

Compra sin prisas y fíjate en los detalles

Fuente: One Kings Lane

Una vez hayas dado con la pieza que estás buscando, tómatelo con calma. No te dejes cegar por la pasión y lo compres deprisa y corriendo. Mejor míralo bien, fijándote en todos los detalles.

Y pregunta todo lo que quieras al comprador. Él puede indicarte la procedencia del mueble, incluso si tiene detrás una historia interesante.

Después examina con atención la pieza que quieres comprar. Si se trata de un mueble busca signos que puedan indicarte su edad: el tipo de madera con que está construido, cómo son las uniones, los clavos y tornillos si lleva, las bisagras y la forma en que se han fijado los tiradores.

No te olvides de mirar la mirar la parte trasera de los muebles para ver si están en un buen estado general o si tienen desperfectos importantes.

No descartes un mueble porque tenga algún pequeño desperfecto

Hay veces que encontramos el mueble idóneo, el que llevábamos toda la mañana buscando, pero nos damos cuenta de que está deteriorado. Si te ocurre esto, no lo descartes de un plumazo.

Es mejor pensar si el mueble tiene solución y se puede restaurar. Si es así, aprovecha el defecto para conseguir un precio mejor.

También te puede interesar:  Cena y religión

Atento a las compras de última hora

Fuente: Upcyclist

Cuando la jornada de compras toca a su fin y los vendedores van a cerrar sus puestos, es un momento perfecto para hacer buenas adquisiciones. En muchas ocasiones los comerciantes no quieren llevarse la mercancía de vuelta ya que eso implica volver a cargarla y transportarla, por lo que suelen hacer una rebaja en el precio.

Si tienes en cuenta estos consejos, seguro que comprar antigüedades será una aventura más fructífera y satisfactoria. ¡Suerte!

Compartir