La iluminación se ha convertido en uno de los elementos claves a la hora de diseñar cualquier espacio del hogar. Saber elegir bien la lámpara adecuada, nos ayudará a conseguir generar esa atmósfera que buscamos. El problema es que no siempre es sencillo dar con la lámpara adecuada debido a la gran cantidad de modelos y estilos que nos podemos encontrar. Es por ello que hoy queremos mostraros algunos interesantes consejos que os podrán venir muy bien a la hora de adquirir vuestra lámpara de techo, ya sea para el salón, dormitorio o cualquier otra parte de vuestra casa. Si estáis interesados, seguir leyendo para conocer los consejos que os dejamos hoy.

Elegir el estilo adecuado para nuestra decoración

Lo primero de todo, es tener muy claro el estilo de la lámpara de techo que queremos. Claro está, esta debería seguir la misma línea que sigue la decoración del resto de la casa. En la actualidad encontrarás luminarias en una gran variedad de estilos, así como también es posible combinarlas de mil formas diferentes. Sin ir más lejos, en el portal lampara.es podrás encontrar modelos de todo tipo y formas.

Hemos comentado que el diseño debe seguir el mismo estilo que la decoración, ya que las lámparas suelen actuar como el punto focal de cualquier habitación. De esta forma, si contamos con una decoración rústica, las lámparas de forja pueden ser una gran alternativa. En el caso de contar con un estilo moderno podemos jugar con el acero inoxidable o aquellas que tengan formas poco convencionales.

Tamaño y proporción

Otra de las cosas que deberíamos tener en cuenta a la hora de elegir una lámpara de techo, es que sea proporcional al espacio donde vaya a ser colocada. Si contamos con un espacio muy grande, pero la lámpara es pequeña, esta perderá todo el impacto que pudiera crear. En el lado opuesto, si la lámpara es demasiado grande respecto al tamaño de la habitación, esta se puede llegar a ver con un elemento invasivo.

También te puede interesar:  Porque es raro no es feo

Existe una norma no escrita que nos puede ayudar a elegir su tamaño adecuado. Para ello debemos sumar el ancho y el largo del cuarto, multiplicarlo por 3, y el resultado obtenido por 2,5. Esta cuenta nos dará el diámetro aproximado que debe tener la lámpara. Además, tiene que estar situada lo suficientemente alta para que no nos estorbe, ni pueda chocar con otros muebles.

Elegir el tipo de iluminación

Otra de las cuestiones a la hora de elegir una lámpara de techo, es el tipo de iluminación que queremos conseguir con ella. Este tipo de lámparas suelen ofrecer una luz cenital desde arriba, pero dependiendo del modelo, podremos encontrarnos unas características u otras.

  • Ambiental: En este caso, lo que se consigue es una iluminación homogénea en toda la estancia, evitando que haya zonas oscuras. Suelen tratarse de lámparas con varios brazos y sin pantalla, donde el protagonismo lo tiene la estructura.
  • Focal: Aquí hablamos de iluminación centrada en algún punto de la habitación, iluminando de forma directa ciertos espacios. Se trata de una luz más centrada destinada a llevar a cabo actividades en una zona concreta de la cocina o del salón, por poner algún ejemplo.
  • Detalle: Este tipo de iluminación se centra en algún punto en concreto de la habitación, como puede ser un cuadro o un determinado adorno. Si queremos conseguir este efecto, deberemos elegir una lámpara con pantalla cerrada y opaca que concentra la luz.

Tono de color de la iluminación

También es importante tener en cuenta el tono de color que emitirá la lámpara. Las pantallas oscuras aportan ambientes más íntimos, mientras que los colores claros dan más luminosidad. Hay que tener en cuenta que cada estancia pide un tipo de luz diferente:

  • Salón: Para esta zona de la casa se recomienda luz fría, mientras que en el espacio de relax, es preferible apostar por la luz cálida.
  • Dormitorios: En este caso es mejor utilizar luz cálida.
  • Pasillo: Al tratarse de una zona de tránsito, lo mejor opción es utilizar luz fría.
  • Cocina: El uso de luz fría es la mejor opción, eso sí, no hay que olvidarse de colocar una lámpara encima de la mesa.
  • Baño: Si no hay iluminación natural tenemos que colocar focos más potentes.
También te puede interesar:  Locos Genios del arte… reciclado

Por otro lado, cada tipo de luz proyecta un tono de color. Para el dormitorio son aconsejables los tonos cálidos, como los rojos o anaranjados. El azul y el blanco, sin embargo, son ideales para el baño y la cocina, donde necesitamos focos de luz muy intensa.

A la hora de elegir la lámpara de techo, ¿qué otras cosas pensáis que son importantes a la hora de elegirla? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!