Es el hotel de lujo más antiguo de Madrid. Un alojamiento exclusivo que ha vuelto a abrir sus puertas en el histórico Barrio de las Letras. Te enseñamos el renovado Gran Hotel Inglés, un establecimiento único para sibaritas y amantes de lo exclusivo.

gran hotel inglés

Lo que fue una antigua y mítica hospedería fundada a mediados del siglo XIX es hoy un maravilloso hotel que hace del lujo su carta de presentación. Se trata del Gran Hotel Inglés. Está situado en el número 8 de la calle Echegaray, en el corazón del madrileño Barrio de las Letras.

Hoy te contamos cómo se llevó a cabo la recuperación de este espacio y cuáles son las claves que guiaron la reforma de un hotel tan especial.

La esencia del lujo en el Gran Hotel Inglés

Un espacio pensado por y para el huésped, con el objetivo de que el visitante se sienta agasajado en todos los aspectos. Así es el Gran Hotel Inglés, creado por el estudio de interiorismo estadounidense Rockwell Group. La reforma duró nada menos que dos años. Se reconstruyeron las instalaciones y se dotaron de la personalidad que exhiben en la actualidad.

El Gran Hotel Inglés se alza en lo que fue un antiguo alojamiento fundado en 1886 por Agustín Ibarra. Él era también el propietario del conocido Café Inglés. El hotel fue el primero de Madrid que contaba con restaurante, todo un hito para la época.

Entre las numerosas personalidades que lo honraron con su presencia se cuentan, entre otros, Henri Matisse, Ramón del Valle Inclán, Virginia Wolf o Carlos Gardel. Fue durante una época el centro neurálgico de las reuniones de artistas y personajes destacados de la ciudad.

También te puede interesar:  Cocinas vintage

Hoy pertenece a la cadena Hidden Away Hotels, cuya esencia persigue el lujo en cada uno de los ambientes y rincones.

La decoración de las habitaciones

El Gran Hotel Inglés cuenta con 48 habitaciones, todas ellas decoradas con gusto al más puro estilo de los años 20. Como prueba del lujo y la distinción que caracteriza al hotel diremos que posee la suite más amplia del centro histórico de la capital madrileña. Es la Suite Real que tiene nada menos que 125 metros cuadrados.

Colores sobrios, texturas confortables como la que aporta el terciopelo y algunas piezas de estilo mid-century modern marcan la pauta en las habitaciones. Son cómodas y espaciosas. Para lograrlo se duplicaron las dimensiones de las mismas y se potenció la luminosidad natural de los ambientes.

En lo que a la decoración se refiere, se pusieron algunos toques de dorado en el mobiliario y las lámparas que recuerdan también al interiorismo de la década de los 20. Y se complementó el conjunto con algunos muebles de aire danés que actualizan el ambiente.

El resultado son habitaciones en las que el visitante se siente mimado y colmado de atenciones. Una experiencia muy agradable acentuada por elementos especiales, como las bañeras exentas que subrayan el lujo de los espacios.

LobBYTo, un vestíbulo muy especial

El Gran Hotel Inglés cuenta con unas zonas comunes realmente especiales. Este interés por cuidar cada detalle es lo que marca la diferencia. El vestíbulo, amplio y despejado, está decorado al estilo art decó. En él piezas modernas se mezclan con otras de aire más clásico y señorial.

También te puede interesar:  El estilo en las vidas a cámara lenta

Los huéspedes pueden contar con el servicio All Day Bar, en el que es posible tomar un tentempié a cualquier hora del día, desde el desayuno, el tapeo, la comida o la cena. O tomar una copa al caer la tarde.

Alta cocina con sabor castizo

Lobo8 es el nombre del restaurante del hotel, dirigido por el chef Willy Moya. En él se desarrolla una cocina que combina los platos tradicionales con sugerencias más innovadoras. Esta fusión gastronómica da como resultado una carta original. En ella no faltan las recetas de siempre, además de nuevas propuestas. Y todo con cierto sabor castizo, que relaciona la cocina con la ciudad.

Tanto el nombre del vestíbulo, LobBYTo, como el del restaurante, Lobo8, deben su nombre al antiguo nombre de la calle en la que se emplaza el Gran Hotel Inglés. A esa calle se le conocía como la Calle del Lobo, ya que en ella vivía un conocido cazador que exhibía a la puerta de su casa un lobo disecado.

Spa de autor

Uno de los rincones que mejor define la esencia del lujo es el espacio de relax y spa, Egoiste Spa. Allí los clientes del hotel podrán disfrutar de tratamientos exclusivos encaminados a lograr la relajación absoluta.

Y es que, en definitiva, el objetivo del proyecto es convertir el hotel en una experiencia única para los huéspedes. En esto el Spa tiene mucho que decir, ya que visitarlo es una estupenda manera de disfrutar del LUJO con mayúsculas.

¿Qué es lo que más te ha gustado del Gran Hotel Inglés? Un lugar mágico, repleto de historia, pero con un aire actual que lo convierten en cita obligada en la capital madrileña.

También te puede interesar:  Cocina de estilo victoriano

Fotos: Gran Hotel Inglés.

Compartir