Consejos para cuidar las plantas de interior en invierno

Las plantas de interior necesitan más cuidados en invierno, ya que la calefacción y la humedad les afectan especialmente. A continuación te mostramos una serie de consejos para que tus plantas se mantengan sanas y fuertes durante los meses más fríos del año.

Protege las plantas de interior de la calefacción


Fuente: paperboogie

En los meses de invierno hay que proteger a las plantas de interior de la calefacción y de la humedad, ambos factores son muy dañinos para ellas. La calefacción aumenta la temperatura en exceso y reseca el ambiente.

Fuente: pinterest

Para proteger las plantas aléjalas de las fuentes de calor (radiadores, estufas, calefactores), baja el termostato a una temperatura estándar y que no supere los 21 grados. Para humedecer el ambiente puedes colocar recipientes con agua al lado de los radiadores y pulverizar las hojas de las plantas.

Cuida las plantas mediante el riego

Fuente: pinterest

En Invierno hay que controlar el riego en las plantas de interior igual que en los meses de verano, pero hay que tener más cuidado. Hay que espaciar los riegos dependiendo de cada tipo de planta. Es importante que la tierra esté húmeda, pero no en exceso porque podría conllevar la putrefacción de las raíces o la aparición de hongos. Para evitar que el agua se acumule las macetas deben contar con agujeros de drenaje en la parte inferior.

Si aparecen hongos se puede solucionar añadiendo canela en polvo, que es un fungicida natural muy fácil de obtener. Bastará con una pequeña cantidad en la tierra o en las zonas afectadas, Si aparecen en las hojas, puedes pulverizarlas con una mezcla de cucharada de bicarbonato de sodio y un litro de agua.

La ubicación adecuada


Fuente: pinterest

Un factor importante es las horas de luz que reciben las plantas de interior durante el invierno. Por eso es recomendable situarlas cerca de las ventanas para que obtengan la mayor luz natural posible. Hay que evitar colocar las plantas cerca de los radiadores que lo general se suelen colocar cerca de las ventanas, ya que constituyen los principales puntos de fuga del calor.


Fuente: pinterest

Es recomendable no cambiar las plantas de sitio a menudo, porque podrías llegar a estresarlas. Lo mejor es encontrar un sitio cerca de una fuente de luz, lejos de radiadores y dejarlas de manera permanente. Necesitan luminosidad suficiente para poder realizar su función más importante la fotosíntesis. Deberán encontrarse lejos de corrientes de aire.


Fuente: pinterest

Hay que tener en cuenta que cada especie necesita una serie de cuidados específicos. Algunas plantas necesitan más riego o luz que otras, por lo que es fundamental adaptar los cuidados a cada planta. De esta manera te aseguraras de que tus plantas estén bien cuidadas.

Limpia las hojas de las plantas

Fuente: jardinesenflor

Las hojas de las plantas de interior se ensucian y cogen polvo. Con un paño húmedo puedes limpiarlas con cuidado. Es recomendable hacer una limpieza dos veces al mes para que las plantas respiren mejor y facilitar el proceso de la fotosíntesis.

Controlar las plagas


Fuente: pinterest

Las plagas en las plantas de interior suelen padecerlas sobre todo en verano. Sin embargo, existen dos insectos la araña roja y la cochinilla que proliferan en invierno. Esto se debe al ambiente caliente y seco de los espacios interiores. Es importante comprobar el estado de las hojas de las plantas y un insecticida polivalente será el mejor aliado para ambas plagas.

Plantas de interior que son sencillas de cuidar


Fuente: pinterest

Existen algunas plantas de interior que son sencillas de cuidar y darán un toque de frescura y vida a la decoración de la casa.

Crasa. Esta planta se parece al cactus, pero no tienen espinas. Necesitan un riego moderado cada 10 días, aunque la mejor manera de comprobarlo es mirar si la tierra esta secas. Se adaptan bien a cualquier ambiente, y podrás colocarlas en cualquier estancia de la casa, salón, dormitorio, baño, cocina.

Cactus. Necesitan mucha luz solar aunque es preferible que no sea una exposición directa. Se adaptan bien a cualquier espacio de la casa. En cuanto al riego en invierno será cada dos semanas y en verano cada siete días.

Fuente: pinterest

Cinta y poto. Son plantas resistentes y frondosas. Las cintas son llamadas también lazos de amor o malamadres, son perfectas para colgar en un rincón luminoso. El riego durante el invierno hay realizarlos cada 2 semanas y en verán cada dos o tres días según la cantidad de luz solar que reciban.

Helecho. Es una planta que al principio necesita muchos cuidados, pero si se adapta bien crecerá muy bien. Necesita humedad constante y evitar la exposición directa de la luz solar, pero si luz natural suave.

Aloe vera. Planta muy resistente que no necesita muchos cuidados, riego moderado, cada diez días. Si la trasplantas a una maceta más grande cada cierto tiempo, conseguirá que se desarrolle más.

¿Qué te han parecido estos conejos para cuidar tus plantas de interior en invierno? Esperamos que te sirvan de ayuda para que tus plantas crezcan sanas y fuertes.