¿Necesitas comprar un sofá para el salón y no sabes por dónde empezar a buscar? Si la respuesta a esta pregunta es sí, sigue leyendo este artículo porque te va a ayudar. Hoy vamos a darte algunos consejos sencillos para acometer la compra de este mueble decisivo.

comprar un sofá
Fuente: Emily Henderson

A todos nos pasa alguna vez en la vida. Nuestro sofá está cada vez más deteriorado y se va haciendo necesario cambiarlo. Y cuando llega este momento, nos inunda una sensación de inseguridad. Comprar un sofá no es tarea fácil, y no lo digo por el importante presupuesto que es necesario invertir.

Me refiero, más bien, a lo difícil que es acertar con la adquisición. Conseguir comprar un sofá que nos guste y, al mismo tiempo, sea lo cómodo y práctico que esperamos. Para tratar de solucionar el problema, o al menos para intentar acertar al máximo, aquí tienes algunas recomendaciones.

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar un sofá?

Fuente: H&M Home

Ya te he hablado en otras ocasiones sobre cómo elegir un sofá para tu salón. Hemos hablado de diseño, de confort, de tamaño, etc. Pero, además de todas estas consideraciones, hay otras cosas que también son importantes.

Fuente: Inspired by This

Una de ellas, la primera a considerar en mi opinión, es la forma en que el sofá encaja en la habitación donde vas a colocarlo. Si es en el salón, es fundamental que el sofá elegido presente cierta armonía con el estilo decorativo del mismo. Y también que tenga el tamaño adecuado al espacio.

Armonía, versatilidad, calidad y confort

Fuente: Inspired by This

Estas son las cuatro cualidades que debe tener el sofá que vayas a comprar. Antes de ir a comprar un sofá, has de pensar en el número de miembros que tiene tu familia, así como en el tipo de actividades que realizas en el salón. No ha de ser igual un sofá que se usa para descansar mientras ves la tele, que un sofá en el dormitorio en el que pasas tus ratos libres leyendo. O un sofá en una zona de estar en la que recibes a tus visitas.

También te puede interesar:  Ilumina tu vida. Tu casa luminosa

También es conveniente que pienses en el estilo del espacio en el que vas a poner tu nuevo sofá. Si quieres una pieza versátil, capaz de adaptarse a diferentes estilos, lo mejor es elegir un sofá de líneas rectas y puras.

Fuente: H&M Home

En cuanto a la calidad, mi consejo es que elijas un modelo sólido y resistente. Que tenga un buen armazón de madera sólida, que esté bien construido, con muelles helicoidales de calidad. Y con cojines de espuma de alta densidad.

Apostar por un sofá de calidad es siempre un acierto. Cuando pase el tiempo y cambien las tendencias, siempre podrás retapizarlo para renovar su estilo. ¡Te quedará como nuevo! Además, así no tendrás que invertir más tiempo, esfuerzo ni dinero en volver a comprar un sofá para el salón.

Pensar en la comodidad es fundamental

Fuente: Inspired by This

Seguro que lo tienes en mente: asegurarte de que es un mueble cómodo y confortable es obligado cuando te decides a comprar un sofá. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla como parece.

Para empezar, en las tiendas especializadas no siempre tienen en exposición todos los modelos de sofás que venden. No siempre los tienes allí para probarlos, y muchas veces la pieza se elige por catálogo.

Además, aun en el caso de que puedas sentarte en él para probarlo, medio minuto no es tiempo suficiente para hacerte una idea real de lo cómodo que es el sofá en cuestión. Lo mejor sería pasar un rato sentados en él para saber si realmente responde a nuestros requerimientos de comodidad o no.

¿Dónde ponerlo?

Fuente: Emily Henderson

Esta cuestión es bastante relevante a la hora de comprar el sofá, ya que en función de su ubicación necesitaremos un tamaño u otro. La norma más frecuente, aunque no la mejor, es colocar el sofá en un salón en función de las paredes. Por regla general, se termina poniéndolo pegado a la pared más grande del salón.

También te puede interesar:  Sofá de patchwork

Sin embargo, lo ideal sería pensar en un lugar para el sofá en el que se favoreciera la conversación entre las personas que se reúnen en la zona de estar.

Si tienes la suerte de contar con un salón amplio y espacioso, lo mejor que puedes hacer es dejar espacio suficiente entre los diferentes elementos que rodean el sofá (butacas, mesa de centro, mesas auxiliares, etc.) para que se pueda circular con comodidad.

Sofás mini, cuándo elegirlos

Fuente: Emily Henderson

No siempre necesitamos un enorme sofá de tres o cuatro plazas para nuestra casa. A veces lo más adecuado es comprar un sofá pequeño. Esto ocurre si nuestro salón es reducido y no cuenta con muchos metros cuadrados. Un sofá de dos plazas será lo mejor en este caso, y después completar la zona de estar con butacas pequeñas o pufs.

Los sofás pequeños son perfectos también en dormitorios, estudios, recibidores, etc. Allí donde se necesite un pequeño área de estar, o una zona de descanso sencilla y recogida.