Los espacios abuhardillados derrochan encanto cuando hablamos de decoración e interiorismo. Cobijan y envuelven con un estilo particular que cautiva. Pero no todo son virtudes en ellos. Suelen tener una gran asignatura pendiente: cómo lograr que sean más luminosos y que estén mejor ventilados. La solución a sus problemas pueden ser las ventanas de tejado. Una vez colocadas, sus ambiente parecerán otros. ¿Quieres saber por qué?

ventanas de tejado
Fuente: Velux

Con las ventanas de tejado hay un antes y un después en los espacios bajo cubierta. Se convierten en grandes aliadas para llevar luz a cualquier habitación de la casa, y ya sabemos que en decoración es uno de los bienes más preciados. Pero lo normal es que nos surjan bastantes preguntas acerca de ellas si nunca hemos instalado una en la vivienda y queremos hacer reforma. Y seguro que algunas son qué opciones podemos encontrar, cómo se abren y los materiales más innovadores.

Ventanas de tejado: una explosión de luz natural

Fuente: Solabrite

Sin duda, la primera de las ventajas que ofrecen las ventanas de tejado es su alianza con la luz natural. Es decir, su capacidad para transformar una estancia triste y oscura en un espacio repleto de luminosidad. Optimizan al máximo la entrada de claridad en habitaciones bajo cubierta, donde no es posible plantearse instalar una ventana convencional. Y esa es la mejor de las noticias para disfrutar en ellas de ambientes bañados por la calidez de los rayos del sol gran parte del día.

Las ventanas de tejado son perfectas candidatas para iluminar nuestra cocina de muebles altos y modernos. Pero también para dotar de luz natural privilegiada al baño principal, invadiendo todo su espacio. O para que el dormitorio de invitados abuhardillado presuma de una atmósfera especial gracias a su claridad envolvente.

También te puede interesar:  Consejos para desatascar las tuberías de nuestras casas
Fuente: fakro

Además, esta ventaja, desencadena otra que también nos gustará saber. Permiten obtener un ahorro considerable de energía al garantizar un aprovechamiento máximo de la luz natural. Sobre todo durante los meses de invierno, ayudan a climatizar las estancias de una forma natural, pues a través de las ventanas de tejado se produce un importante entrada de calor exterior. Gran noticia para comprobar que el recibo de la luz baja gratamente.

Miradores únicos para el hogar

Fuente: Okna

Quizá no hayamos caído en ello, pero las ventanas de tejado son únicas para dejarnos contemplar desde el interior de casa lo nunca visto. Su presencia en cualquier estancia hará que sea posible contemplar el horizonte, disfrutar de panorámicas difíciles de observa de otro modo. Salvo que contemos con una terraza o un pequeño balcón con macetas. Así que, empecemos a pensar en ellas como singulares miradores que nos regalarán estampas envidiables sin movernos del sofá, de la cama, o de la mismísima cocina cuando estemos preparando la cena. Horizontes infinitos, idílicos cielos azules, firmamentos estrellados y paisajes nublados melancólicos.

Por tanto, no exageramos si decimos que las ventanas de tejado consiguen que nuestros interiores domésticos se vuelvan más alegres y estén más conectados con el paisaje exterior. Además de garantizarnos la ventilación justa y necesaria que reclama nuestra vida doméstica en ellos.

Una solución para cada estancia

El tipo de cubierta, o mejor dicho su inclinación, influye cuando hay que ponerse a elegir tipos de ventanas de tejado. Lo más normal es que no hayamos reparado en este dato, pero es importante y determina cuáles son las opciones más idóneas. Cuando contamos con un tejado donde la inclinación es de hasta 15 grados, nos valdrá cualquier sistema de apertura manual o automática. Y dentro de esta última, podremos plantearnos que sea fija o accesible mediante una claraboya. Son las llamadas de cubierta plana.

También te puede interesar:  Decorar un salón en la buhardilla
Fuente: Lloes

Tal vez la inclinación de los tejados de la vivienda sea mayor, desde los 15 a los 90 grados. Si es así, existe un abanico grande de opciones. Puede que busquemos una solución sencilla, de apertura manual. O quizá estemos decididos a instalar un sistema automático a la última en diseño e innovación tecnológica. Modelos giratorios, laterales, de apertura total, etc.

Fuente: GSV

Hay otra pregunta clave cuando decidimos poner en casa ventanas de tejado. ¿Qué espacio queda a su alrededor? La respuesta nos dará las pistas más valiosas sobre el tipo de apertura que nos conviene, hacia el interior de la habitación o hacia el exterior. De lo contrario, podemos escoger un modelo que una vez instalado no sea posible abrir totalmente. O poco cómodo para acceder. En el mercado podemos encontrar diseños con apertura giratoria, proyectante, lateral y directamente sin apertura.

Materiales y cristales que regalan confort

Fuente: Grifbaño

Si las ventanas de tejado garantizan un elevado aislamiento térmico es gracias a sus materiales de fabricación. La oferta comprende soluciones de madera, poliuretano o PVC en diferentes acabados. Las últimas novedades se denominan materiales de alto rendimiento debido a su eficiencia como aislamientos. Y además su mantenimiento es mínimo, de manera que proporcionan un elevado confort a cualquier interior en forma de buhardilla.

Fuente: Lapeyre

Algo similar ocurre con los cristales de las ventanas de tejado. En función de nuestras necesidades, será más conveniente un tipo u otro de acristalamiento. Cuanto mayor sea su espesor y la separación entre ellos, más elevado será el aislamiento. Pero podemos elegir en función de otros factores. El doble acristalamiento está garantizado cuando hablamos de modelos de calidad. Y a partir de ahí, lo habitual es descubrir otras prestaciones. Como por ejemplo que incorporen una película térmica para reducir las pérdidas de calor. O una protección solar muy práctica para atenuar la radiación. Con todo estos datos, ya no hay duda sobre cuántos beneficios pueden proporcionar las ventanas de tejado a nuestros ambientes.

También te puede interesar:  Decoración de cocinas rústicas

¿Qué opinas tú?