La moda de la decoración vintage no se limita a los salones y a los dormitorios de adultos o las cocinas y comedores, que también se puede aprovechar para decorar dormitorios infantiles vintage. Sobretodo porque imponen un estilo más natural y clásico sin ser rebuscado u ostentoso y que resulta cómodo y práctico para el cuarto de los niños. En el caso de la decoración vintage lo que cobra especial relevancia es el mobiliario, porque con solo los muebles podemos transmitir ya la apariencia de este tipo de decoración.

En el caso del dormitorio de los bebés, se puede recurrir al amueblado vintage como las cunas de estilo “antiguo” ya sean de metal o de manera. Idealmente, la madera es más apropiada por cuando es mejor para el mantenimiento y se conserva siempre atractiva así también porque se ve más natural.  Algunas solo tienen apariencia de madera gastada, y son muebles que fácilmente se adquieren en las tiendas de decoración temática.

En el caso de ser muebles realmente antiguos, debe hacerse una restauración cuidadosa, a menos que tengas experiencia en el tema, se puede lograr mucho consultar una tienda de productos de esta clase que nos puede guiar sobre qué utilizar para hacer una exhaustiva limpieza y restauración de una cuna, una camita para la niña, una mesita para hacer las tareas, sillas, mecedoras y todo lo que contribuye al ambiente vintage que deseamos en el cuarto de los niños.

Pero no solo los muebles hacen esa decoración vintage infantil, los ornamentos como lámparas y las cortinas, así como las sábanas y edredones, todos pequeños detalles contribuyen al estilo. Hay que elegir sábanas de “parches” de varios colores que evocan las sábanas que solían hacerse manualmente tiempo atrás y que también forman parte de la decoración “country”. En el caso de esta decoración transmiten el sentido de tradición que la misma pretende evocar. En estas imágenes, unas estupendas ideas para lograr un vintage para el cuarto de los niños.