Uno de los grandes recursos de los que disponemos a la hora de decorar son las paredes: pintura, papel pintado, revestimientos con materiales variados… Hoy queremos contarte una idea fantástica: decorar las paredes con dibujos DIY. ¡Podrás hacerlo tú mismo!

paredes con dibujos Pintarlas con colores atrevidos, revestirlas de madera o de otros materiales, empapelarlas con papel pintado, vestirlas con vinilos decorativos, etc. Se me ocurren mil ideas para decorar las paredes de tu casa y dejarlas realmente espectaculares. Y a todas estas, se suma otra más: adornar las paredes con dibujos DIY.

La idea parece complicada y difícil de llevar a la práctica, pero te aseguro que no lo es. La clave está en elegir motivos sencillos que estén dentro de tus posibilidades. No se trata de inspirarse en la Capilla Sixtina, sino más bien de elegir un patrón sencillo que podamos repetir.

En este sentido, hoy te traigo una idea que me parece que queda genial: una habitación decorada con un patrón geométrico de color blanco sobre fondo gris. Aunque las variaciones sobre este proyecto pueden ser muchísimas, desde elegir diseños diferentes hasta cambiar los colores a tu gusto.

Decora tus paredes con dibujos y acertarás

No sé tú, pero yo tengo muy claras cuáles son mis aptitudes para el dibujo. Y digamos que son limitadas. Por ese mismo motivo, si alguna vez me planteo decorar las paredes con dibujos, ten por seguro que elegiré trabajos sencillos, que estén al alcance real de mis posibilidades.

Si a ti te ocurre lo mismo que a mí, te diré que estamos de suerte. Y esto es porque me he dado cuenta de que es posible decorar las paredes con dibujos DIY sin necesidad de ser un artista del pincel y sin que todo quede hecho un desastre, claro.

También te puede interesar:  Paredes de pizarras

Como muestra, aquí va una sugerencia fantástica en la que la clave es elegir un motivo geométrico. Y es que, con un poco de imaginación encontrarás un diseño especial para cada habitación de la casa. Esta idea es de A Beautifull Mess, y partiendo de ella, podrás experimentar con otras distintas e igual de decorativas. ¿Qué te parece una pared con rayas en zigzag al estilo Chevron?

Un patrón geométrico para un resultado elegante y dinámico

Esta idea para decorar las paredes con dibujos geométricos me parece de lo más decorativa. Y, además, es muy fácil de hacer. Puedes ir fijándote en las imágenes que aparecen a continuación y seguir las indicaciones. Es tan sencillo que ponerlo en práctica en una pared de dimensiones normales no te llevará más de una mañana.

Para llevar a cabo el proyecto necesitarás: pintura acrílica blanca (en este caso se han utilizado lápices de pintura de este color porque son fáciles de manejar), una plancha de cartón (te servirá una caja grande que encuentres por ahí), cinta de pintor, un cúter, un metro, un nivel y unos cuantos alfileres.

Definir el diseño

Lo primero que tienes que hacer es decidir el patrón geométrico que vas a dibujar y el tamaño que quieres que tenga. Una vez determinadas estas cuestiones, será más sencillo saber cuántas filas de motivos te caben en la pared. A continuación marca las filas con cinta de pintor utilizando el metro y el nivel para conseguir que sean lo más horizontales posible.

Hacer la plantilla en un trozo de cartón

La clave para que todos los dibujos que vas a hacer en tu pared sean iguales es utilizar una plantilla para trazarlos. Y eso es lo que tienes que hacer con la caja de cartón que has rescatado del supermercado: una plantilla de cartón.

También te puede interesar:  Aprende a forrar cajas con tela para decorar tus estanterías

Una vez abierta la caja y extendida la plancha de cartón, córtala con el cúter a la medida de la franja que has trazado en la pared. Después dibuja y recorta el patrón geométrico que hayas elegido, tal y como puedes ver en la imagen.

Cuando ya tengas lista tu plantilla, sujétala en la pared con ayuda de unos alfileres. Es importante que no se mueva ni se desplace mientras estás pintando, y no puedes sostenerla tú mismo todo el tiempo. Los alfileres son una buena opción.

Antes de colocar la plantilla, asegúrate de que el motivo queda como tú quieres, teniendo en cuenta el centro de la pared y las formas que te caben. Así los diseños quedarán más o menos iguales en las esquinas de la habitación.

Llega el momento de la pintura

Ya tienes la plantilla bien fijada a la pared con los alfileres. Es el momento clave, el de pasar a empuñar el lápiz de pintura y comenzar a trazar las líneas. Ve perfilando las distintas formas con una pasada y deja que se seque antes de repetir por segunda vez.

Una vez terminada una hilera, tendrás que mover la plantilla y volver a sujetarla para decorar el resto de la pared.

A estas alturas, ya te habrás dado cuenta de lo sencillo que puede ser decorar las paredes con dibujos DIY. Sobre todo, si eliges un patrón geométrico o una secuencia de motivos sencillos que se repiten. ¿Te ha gustado el resultado?

Fotos: A Beautiful Mess.