Más proyectos de manualidades para decorar el hogar, para las entusiastas que nos leen cada día. Hoy se trata de hacer una pantalla para renovar la lámpara o bien hacerla para una lámpara nueva. Para ello el colorido máximo se obtiene de nada menos que usar vasos desechables, y pajitas plásticas de colores para conformar el resultado estupendo de la imagen de una lámpara de vasos desechables. Tan fácil y tan bonita que va a encantarte mucho.

Para hacer una pantalla de lámpara con pajitas y vasos desechables, lógicamente tendrás que hacerte de los mismos, unirlos con pegamento e ir dandole la forma que ves en la imagen. Así que necesitarás muchos o pocos, dependiendo desde luego, de cuál sea el tamaño que estás pensando en conformar esta manualidad necesitarás muchos o pocos de los detalles con la que les darás forma. Así que hay que fijarse en este sentido para no excederse ni quedarse con el proyecto a medias.

lampara

Con las pajitas plásticas se conforma la pantalla propiamente dicha, y con los platos desechables la base de la lámpara. Entre más platos mejor porque así podrás darle mayor resistencia y que se mantenga firme. Las pajitas como bien observaste, son para la pantalla y el borde superior de los vasos desechables son para el centro de la lámpara o sea el tubo sobre el que descansa la pantalla y que se encuentra encima de la base.

Es una forma encantadora de aprovechar materiales de bajo costo para hacer una manualidad colorida y práctica que te servirá en casa. Además, la misma es tan colorida que se integrará a cualquier entorno a donde la destines perfectamente y luce muy original. Así que ya sabes, reunir elementos, tomar un poco de tu tiempo y hacer tu manualidad tan original.

También te puede interesar:  Un palet convertido en un colorido colgador

Imagen: Pinterest

Compartir
Artículo anteriorHermosa lámpara de velas
Artículo siguienteBonito jarrón con pintura y glitter
Soy una blogger apasionada de la moda y la decoración, me fascina compartir estas aficiones con quienes como yo, quieren crear un entorno acogedor y atractivo en el que disfrutar de la vida.