Los temas, en cuanto a decoración se refiere, son bastante amplios. Podemos elegir multitud de artículos decorativos que presten una especial labor, dentro de nuestras estancias. Hoy les presentamos unos amiguitos muy simpáticos para colocar en el jardín o en la habitación de los más pequeños!

Estos duendecillos son, además de curiosos, un gran elemento decorativo que podemos ubicarlos tanto en interior como en exterior. Además podemos convertirlos en estupendas cajas para regalar como obsequio.

Sea como sea, podemos aprender a realizar uno de estos duendecillos. No es muy complicado y el resultado salta a la vista. En las cajas podemos meter dulces y chocolates para regalar… o lo que tu quieras.

Estos duendes se encuentran hechos con cartulina, fieltro de colores, retazos de tela, un poco de hilo, aguja, algo de pegamento y pegamento para tela, unos pequeños ojillos móviles, pelo artificial que podría ser lana y un rotulador rojo.

Deberemos buscar un contenedor pequeño que será donde ubiquemos los caramelos, este contenedor va dentro del cuerpo del duendo que realizaremos en cartulina. Así que toma el contenedor y fórralo con cartulina del color que más te guste. Este contenedor puede ser de la forma que quieras, por ejemplo tanto redondo, como cuadrado.

Una vez envuelto todo el recipiente, si la parte de dentro no esta fea.. podemos dejar sin tapizar esta parte. Pega la cartulina sobre sí misma para que no se nos desarme el cuerpo.

Ahora recortamos una banda de la tela que queramos, este trozo va a simular la bufanda del duendecillo. Así que se lo vamos a atar a la parte que queda apoyada en la superficie. Elige la parte que más te guste y pega la bufanda.

En la parte que hará de cabeza, deberemos pegar el pelo del duende. Este lo podemos hacer con hilo o con lana.. tela o cualquier tejido que simule pelo y quede gracioso. Elige qué color tendra el pelo nuestro duencedillo.

Seguidamente realizaremos un estupendo sombrero con la tela de fieltro. Toma el color de tela, que quieras y recorta dos piezas triangulares, las cosemos y le damos la vuelta sobre sí misma.

Las orejas las realizaremos también en fieltro color carne, recórtalas como quieras y pégalas en los laterales, sobre la cartulina. Ya queda menos amigos, ahora solo tendremos que recortar en el fieltro la nariz, dos redondeles para los coloretes y poco más… si quieres algún detalle más.

La boca la podemos hacer con lana o bien rotulador rojo y los ojos bien con ojos móviles o quizás con marcador negro. Añade todos los detalles que te gusten y listo!! Si quieres utilizar el duende para colgarlo solo es necesario pasar un hilo a través del sombrero y listo.

Si quieres dejarlo en alguna superficie podemos realizar el duende con una base que pese.