La creatividad y la originalidad, en ocasiones es incompatible con el buen gusto y la comodidad, y más, si lo extrapolamos a la casa. El hogar debe reflejar la personalidad y forma de vida de quienes lo habitan, pero al mismo tiempo debe ser una zona capaz de acoger a nuestros invitados y hacerles sentir cómodos. “No todo vale a la hora de poner nuestro sello de identidad en cada rincón del hogar, explica Ivana González Mena, directora de Menamobel. Hay que respetar las reglas básicas que hará que quienes nos visiten se encuentren un entorno agradable y al mismo tiempo, propiciará que no nos cansemos tan fácilmente de la decoración”.  Para conseguirlo basta con evitar los cinco errores más catastróficos a la hora de decorar la casa.

1. Evita comprar muebles por impulso.

Imagina que vas a unos grandes almacenes y ves un sofá al 70%, sin duda es un chollo, y a un cazador de gangas le viene al pelo, pero… ¿dónde vas a ponerlo si no pega ni con cola con el resto de tus muebles? La mezcla de diferentes estilos es positiva siempre que el mobiliario guarde cierta armonía, pero antes de comprarlo, asegúrate de que los colores y el tamaño encajan.

2. Más no siempre es mejor.

De pequeña te encantaba la vajilla de tu abuela y ahora que la has heredado has pensado en ponerla en una vitrina en el salón para que todos tus invitados puedan verla. Lo vintage está de vuelta, por tanto, es una decisión acertada, pero recuerda que menos siempre, es más. Si vas a poner la vajilla en la vitrina no recargues el mueble con demasiados objetos, haz que uno sea el protagonista y que sea el foco de atención.

También te puede interesar:  4 increíbles vestidores de lujo en Casa Decor 2015

3. Elegir mal los colores


Si tu casa tiene poca luz, no pintes las paredes oscuras, aunque parece algo muy obvio muchas personas se dejan llevar por las modas y utilizan una paleta de colores que causa claustrofobia a todo aquel que entra. Puedes jugar con los colores y aplicar diferentes tonos para resaltar una pared. Por ejemplo, en el cabecero de la cama o en una zona del salón a la que quieras dar protagonismo. Además, para aportar más luz puedes servirte de cuadros y fotos que atraerán la atención de tus invitados. Si la estancia es pequeña apuesta por tonos claros, blanco roto, beige, que siempre darán más luminosidad.

4. Anteponer la estética a la funcionalidad

Hay muebles que nos entran por los ojos, pero ¿son realmente cómodos para el día a día? Si ves que tus amigos cada vez pasan menos tiempo en casa, pregúntate si es por esas sillas de diseño que acabas de comprar y que te dejan la espalda hecha polvo. Elegir un mobiliario bonito y funcional es clave para tu salud y la de tus invitados. Antes de comprar un mueble, pruébalo, y anima a alguien a que te acompañé para ver si realmente es cómodo. Un ejemplo son los sofás cama, si eres de los que no paran de recibir visitas en casa, busca uno de calidad que permita pasar a tus familiares y amigos una noche confortable.

5. No dar importancia al almacenamiento

En internet vemos tendencias de decoración llamativas que nos hacen plantearnos poner una mesa de centro realizada con decoración palets o con cajas de madera. Sin duda, son opciones muy vistosas, pero poco prácticas y a la larga acabaremos cansándonos de ellas. Hay muebles originales y preciosos que también incluyen algo muy importante en cualquier hogar: almacenaje. No te dejes llevar por las modas y busca una triple finalidad en todos tus muebles, estética, funcionalidad y almacenaje.

También te puede interesar:  El valor de los detalles

Sobre Menamobel

Menamobel es una empresa familiar que lleva 40 años amueblando hogares. La compañía, con base en Fuenlabrada, cuenta con una exposición de 1000 metros cuadrados y es, hoy en día, toda una referencia en la zona sur de Madrid.  Sus muebles convertibles han revolucionado el sector.