Una de las condiciones esenciales para rendir laboralmente y lograr los mejores resultados es, sin duda, sentirse bien en el trabajo. Y para eso es fundamental contar con espacios de trabajo adecuados. Hoy te enseñamos algunos estudios y despachos que te van a encantar.

espacios de trabajo honestlyHa sido ver estas imágenes de estudios y espacios de trabajo, y quererlos tener todos (o casi todos). Son geniales, no solo desde el punto de vista decorativo, sino en otros aspectos esenciales. Están pensados por y para quienes los usan, atendiendo a sus necesidades específicas y eso se nota.

Por eso, es importante que tengamos en cuenta algunas cosas importantes antes de lanzarnos a la aventura de crear y decorar una zona de trabajo, en casa o fuera de ella. Sigue leyendo, te lo contamos todo en las siguientes líneas.

Cómo han de ser los espacios de trabajo

Tanto en las empresas como en los espacios domésticos dedicados al trabajo, las cosas han cambiado bastante en los últimos tiempos. Ahora se le da más importancia a cómo se encuentre el profesional en su lugar de trabajo.

Y es que no hay como sentirse cómodo en el trabajo, para rendir más y mejor. La productividad se dispara cuando el ambiente laboral es el adecuado. Distendido, confortable y personal, en la medida de lo posible. Es lógico pensar que en una atmósfera poco agradable es más difícil trabajar bien. Y eso sin mencionar hasta qué punto se puede ver comprometida la creatividad en un ambiente hostil, ¿no creéis?

La importancia de la luz natural

Una buena iluminación es esencial en toda la casa. Y todavía más en los espacios de trabajo, ya estén en nuestro domicilio o en una oficina.

También te puede interesar:  Decora tu oficina para que aparente ser más amplia

Por eso, si estás buscando un espacio para trabajar o una habitación en la que instalar tu estudio, presta atención a la luz natural que recibe la zona. Es conveniente que tenga grandes ventanas y que esté bien orientada, para que reciba la mayor cantidad de luz natural posible.

También es importante que tengas en cuenta una buena iluminación artificial. Así podrás trabajar sin problemas también los días más oscuros del año, en invierno, o a horas en las que ya no haya luz natural.

Que esté bien aislado

El aislamiento del espacio también es otro factor que debemos vigilar. No solo a nivel térmico, sino también acústico. Si tu estudio o despacho está bien aislado, te encontrarás mucho más cómodo ya que no hará demasiado frío en invierno, ni mucho calor en verano. Además, eso supone un ahorro considerable en calefacción y en aire acondicionado.

Por otra parte, el aislamiento acústico ha de ser óptimo para que puedas trabajar con tranquilidad sin ruidos que te distraigan. Esto es especialmente importante si vives en una zona de mucho jaleo o muy ruidosa.

Incluso si tienes tu espacio de trabajo en casa, conviene que esté bien aislada. Cuando estés buscando el espacio adecuado, procura poner el estudio en una habitación lo más alejada posible a las zonas de estar de la casa. Así no te molestarán cuando trabajes y sufrirás menos interrupciones.

¿Los muebles? Cómodos y funcionales

Lo sabemos. No siempre es fácil encontrar muebles para oficinas y zonas de trabajo que nos resulten bonitos y estéticamente agradables. Y que, además, estén en armonía con el resto de la decoración.

También te puede interesar:  Las cortinas de la nueva era

Pero no por ello hemos de lanzarnos a colocar piezas que después nos resulten incómodas o poco prácticas. En el caso de las mesas y escritorios, el asunto no es tan problemático. Pero, ¿qué pasa con las sillas?

Mi consejo es invertir todo el tiempo que sea necesario en encontrar una silla adecuada. Puede que un sillón ergonómico de oficina no sea de tu gusto, pero seguro que terminas por encontrar una silla que se ajuste a tus esquemas decorativos y en la que puedas sentarte unas cuantas horas sin que te duela la espalda. Es cuestión de buscar y estar atento.

Presta a tención a la altura, tanto del escritorio como de la silla. Es importante para trabajar adecuadamente y prevenir problemas físicos, en especial si pasas mucho tiempo sentado.

Herramientas para perseguir el orden

Se cuentan por decenas, y son muy útiles. Estanterías, cajoneras, paneles para colgar, cajas, archivadores, ganchos y perchas… Sean cuales sean, busca los elementos que necesites para poder garantizar espacios de trabajo ordenados. Y, además, no pares hasta dar con los que realmente te convienen a ti.

Si no lo consigues, sufrirás de una zona de trabajo desordenada y caótica. Y, créeme, no puede haber peor compañero que el desorden a la hora de trabajar.

Una vez tengas todos estos frentes cubiertos, ya solo queda ponerle al espacio tu toque personal. Una planta (o más de una), una foto o un cuadro que te inspire. Elige tu propia forma de hacerlo… ¡Buen trabajo!

Fotos: Honestly WTF.

Compartir