Una de las tendencias en interiorismo que sigue de plena actualidad es lo que se conoce como open concept. La arquitectura se pone al servicio de la decoración para crear espacios diáfanos y abiertos, que huyen de la compartimentación como alma que lleva el diablo.

espacios diáfanos
Fuente: The Vandalist

Cuando hablamos de espacios diáfanos en arquitectura y decoración, a todos nos viene a la cabeza la imagen de aquellas inmensas fábricas y talleres neoyorquinos reconvertidos en impresionantes lofts en los años 60 y 70.

Eran espacios versátiles y amplísimos, en los que no había tabiques ni nada que se le pareciera. Sin embargo, con el paso del tiempo el open concept ha ido evolucionando y hoy tiene poco que ver con aquellos lofts industriales.

El concepto de espacios diáfanos y abiertos ha llegado a las casas del común de los mortales, y hoy es posible tener un piso pensado y decorado según esta corriente de interiorismo.

Claves decorativas para espacios diáfanos

Fuente: Decoist

Las casas diáfanas y abiertas tienen un montón de cualidades. Se trata de pisos o viviendas, que pueden ser más o menos grandes, en las que los tabiques brillan por su ausencia. Esto hace que el espacio se aproveche al máximo, con el consiguiente beneficio para la vida diaria.

Al eliminar los tabiques, se eliminan también barreras innecesarias, pasillos y espacios de circulación que solo restaban metros a la vivienda.

Sin embargo, es necesario seguir algunas pautas a la hora de decorarlos, para evitar que la amplitud se vuelva en nuestra contra y cunda el caos. Aquí tienes algunas recomendaciones que te ayudarán a crear la distribución perfecta si eres fan del open concept.

Ambientes versátiles y espacios multifuncionales

Fuente: Decoholic

En las casas dominadas por un interiorismo de open concept, la cocina ya no es la cocina, ni el salón es el salón. El salón puede convertirse de un plumazo en comedor, en estudio o en sala de juegos.

También te puede interesar:  Estilos de decoración, uno por uno

Y es que los espacios son mucho más versátiles y cambiantes, en función de las necesidades de cada momento. Esta flexibilidad es una ventaja que ayuda a disfrutar de casas más prácticas y cómodas.

Los ambientes se comunican entre sí, favoreciendo la relación entre los habitantes de la casa, lo cual puede ser muy positivo.

Que circule la luz

Fuente: Decoholic

Los espacios diáfanos resultan mucho más luminosos, y eso se nota. Sobre todo si vives en una casa orientada al norte que recibe poca luz natural. En lofts y casas sin compartimentar la luz fluye libremente. No encuentra barreras ni tabiques que la contengan.

Y, en consecuencia, la sensación de amplitud es todavía mayor. Apostar por colores claros para los muebles y las paredes ayudará a potenciar este efecto.

Una decoración sobria y poco recargada

Es lo que le va a los espacios diáfanos y abiertos. Una decoración sencilla, casi inclinada hacie el estilo minimalista. Con muebles de líneas rectas y puras y colores neutros. Tomar estas referencias como punto de partida hará que los ambientes resulten más serenos y elegantes.

Esto no implica crear espacios anodinos y poco personales. Podemos imprimir carácter a los espacios a través de accesorios y complementos en los que reflejar nuestra personalidad. En los detalles pondremos el color y el acento.

Nunca más cocinas pequeñas

Fuente: Decoholic

¿La cocina de tu casa es pequeña y resulta agobiante? Eso no te pasaría si tu vivienda estuviese planificada al estilo open concept. Puede que tuvieses los mismos metros cuadrados, pero el efecto visual sería muy diferente.

Las cocinas abiertas al salón o al comedor no tienen por qué ser necesariamente más grandes. Sin embargo, lo parecen, al haberse eliminado los tabiques que las constreñían. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como sucede con las cocinas americanas.

También te puede interesar:  Ikea, textiles para tu hogar

Un plus de limpieza visual

Los espacios diáfanos y abiertos promovidos por el open concept tienen otra ventaja: la limpieza visual que transmiten. El hecho de no existir tabiques hace que tengas una accesibilidad visual total de tu casa, con todo lo que ello implica.

Es decir, si eres cuidadoso y mantienes el orden, los espacios diáfanos te darán una vista completa y agradable de tu casa. El problema surge cuando la tónica habitual es el desorden, ya que no habrá forma de ocultarlo.

Un poco de intimidad es esencial

Fuente: Homedit

Por mucho que te gusten los espacios abiertos y por mucho que odies los tabiques, alguna división tendrás que establecer si quieres contar con un mínimo de intimidad en tu casa. Y es que hay rincones que es necesario cerrar visualmente, como el dormitorio, por ejemplo.

Puedes hacerlo con elementos arquitectónicos como pilares o puertas correderas. O con divisiones más ligeras: estanterías, muebles o grandes biombos. Sea como sea, planifica estos elementos que necesitarás con seguridad.

Ten en cuenta estos aspectos a la hora de diseñar tu casa, y podrás disfrutar de todas las ventajas de los espacios diáfanos.

” width=”20″ height=”20″>

Compartir