Ricas decoraciones de paisajes exóticos, muebles ornamentados con cierto aire misterioso, o piezas de delicada porcelana con décadas de historia. El estilo chinoiserie está de vuelta y con él con su espíritu oriental lleno de matices y de detalles. ¿Vas a caer rendido a sus pies?

estilo chinoiserie
Fuente: Emily Henderson

¿Eres un amante de lo minimal? ¿Piensas que lo oriental ha quedado definitivamente relegado al olvido? Pues nada más lejos de la realidad. El estilo chinoiserie ha vuelto para darle a los ambientes un aire mágico, rico y exótico.

Puede que seas de los que piensas que menos es más, y que lo oriental no va contigo. Sin embargo, después de leer este post y de ver los ambientes maravillosos que es capaz de recrear el estilo chinoiserie, no sería tan raro que cambiases de opinión. Echa un vistazo y después hablamos.

Los orígenes del estilo chinoiserie

Fuente: Emily Henderson

El estilo decorativo oriental o chinoiserie tuvo su origen en torno al siglo XVII, cuando en Europa creció el interés por los objetos y piezas de mobiliario procedentes del continente asiático.

Fuente: Westwing

La propia palabra chinoiserie es un término francés que se utilizó para definir la interpretación europea del estilo asiático chino. Este interés creciente por lo oriental continúo en Europa durante el siglo XVIII, periodo en el cual aumentó el comercio entre ambos continentes. La influencia china en decoración triunfó en países como Francia, Inglaterra, Holanda, Portugal, etc.

En el siglo XIX hizo su aparición en Estados Unidos y fue muy influyente hasta la década de 1920, reapareciendo después en los años 80 y 90.

Elegante y muy ornamentado

Fuente: Emily Henderson

El estilo chinoiserie es excesivo y ornamentado. Se basa en elementos decorados al máximo, con gran profusión de detalles, ya sean muebles, papeles pintados o cerámica.

También te puede interesar:  Tradición y calidad japonesa en tu hogar
Fuente: Emily Henderson

Las formas curvas y sinuosas son propias de este estilo, que podría considerarse en las antípodas de lo que conocemos como minimalismo. Sin embargo, y aunque la moderación sea tu actitud favorita en decoración, es posible aplicar en casa el estilo chinoiserie con gracia y sin excesos, para lograr un efecto realmente moderno y especial. ¿Quieres saber cómo? Mezclando sus formas refinadas y sus toques de color característicos con piezas modernas.

Papeles pintados y mucho más

Fuente: Emily Henderson

Una de las representaciones más actuales del estilo chinoiserie nos llega en forma de exóticos papeles pintados llenos de magia y color. Se trata de diseños ricos y con mucha personalidad, capaces de decorar por sí mismos un ambiente. La clave para utilizarlos con acierto está en combinarlos con piezas sencillas. Los muebles de aire nórdico o danés me parecen el contrapunto perfecto para los papeles chinoiserie.

Fuente: Emily Henderson

Si te gustan, no lo dudes. Puedes utilizarlos allá donde prefieras, ya sea en el salón, el dormitorio, el cuarto del bebé o, incluso, en la cocina. Y, si no me crees, fíjate en la fotografía y verás lo bien que queda un papel de este tipo en este espacio.

Fuente: Westwing

Biombos orientales para separar ambientes

Fuente: Emily Henderson

Para ocultar una zona de paso, para separar dos espacios en el mismo salón, para crear un rincón íntimo en el dormitorio… Hay mil razones por las que elegir un biombo para decorar tu casa. Y si este es un ejemplo perfecto del estilo chinoiserie, la cosa toma un matiz aún más interesante, ¿no crees?

Y es que los biombos de aire oriental resultan tan decorativos por sí mismos que brillan con luz propia los pongas donde los pongas.

También te puede interesar:  Elige paredes que enseñan para decorar la habitación de los peques
Fuente: Emily Henderson

Este tipo de biombos alcanzaron un gran auge durante la etapa de esplendor de la corriente chinoiserie en Europa. A mí me parece una manera estupenda de incorporar este estilo decorativo a nuestra casa sin que tenga un carácter tan permanente (como el papel pintado, por ejemplo).

Detalles de porcelana

Fuente: Westwing

Por último, es importante hacer hincapié en la porcelana china, uno de los elementos estrella de este estilo oriental. Se trata de piezas muy especiales que siempre tienen cabida en una casa.

Puede ser en el lugar más visible de tu estantería en el salón, o en un pequeño rincón del estudio, o en la cocina, ¿por qué no? El caso es que seguro que eres capaz de encontrar en tus espacios un lugar adecuado para lucir una de estas piezas tan diferentes.

Fuente: Westwing

Además, frente a los caros muebles orientales, la cerámica china es más asequible y fácil de encontrar en mercadillos y tiendas de segunda mano a un precio razonable. Si te esfuerzas un poco y te lanzas a la búsqueda, seguro que encuentras más de un ejemplo de botes y jarrones de porcelana blanca y azul, tan característica del estilo chinoiserie. O, quizás, una lámpara tan original como la de la foto, con el pie de cerámica oriental.

Personalmente, y aunque no soy una de sus fans más entregadas, soy capaz de ver la belleza diferente y especial que encierra el estilo chinoiserie. ¿Y a ti? ¿Te sucede lo mismo?