Son muchos los factores los que influyen en esta decisión y todo depende de lo que sea prioritario para nosotros. Las ventajas de una mampara de baño son indiscutibles. Sin embargo, a veces no pueden competir con las de la cortina de ducha: su precio imbatible y su fácil instalación. Te contamos todo lo que has de saber para escoger la mejor opción para ti.

cortina de ducha
Fuente: Emily Henderson

Decorar es, en parte, una cuestión de elegir. Mientras estamos en pleno proceso decorativo de un espacio se nos presentan continuamente dilemas ante los que tenemos que decidir. Alternativas entre las que hay que elegir. Y, aunque a veces las decisiones a tomar están más claras, no siempre estamos seguros de cuál camino tomar. Hoy te planteamos un problema habitual: elegir entre cortina de ducha o mampara.

Al final el dilema no es tal porque no resulta difícil decidir si pensamos con cierto detenimiento en los factores relacionados con uno u otro sistema. Aquí tienes las claves para tomar una decisión y no arrepentirte.

Cuándo poner una cortina de ducha

Fuente: Simpli Decor

Puede que seas de los que piensas que no hay nada mejor para una bañera o una ducha que una mampara. Le dan al espacio un aire mucho más contemporáneo y resultan más cómodas y prácticas a la hora de usarlas, pero no siempre son la mejor opción.

En ocasiones merece la pena elegir una buena cortina de ducha frente a la opción más definitiva que ofrecen las mamparas. Esto sucede, por ejemplo, cuando se trata de un piso de alquiler en el que el inquilino necesita una solución fácil, temporal y económica.

También te puede interesar:  Tips para la iluminación del baño

Las cortinas de ducha son también una buena alternativa para segundas residencias o para casas de verano. En estos casos, el poco uso que se hace de la casa no justifica un gasto elevado como el de una mampara de baño. Una cortina de ducha es entonces la solución perfecta.

Grandes ventajas por poco dinero

Fuente: Made by Mood

Elegir una cortina de ducha no es, ni mucho menos, una opción descabellada. En mi opinión, la cortina de ducha puede ser una buen alternativa. En especial si contamos con un presupuesto ajustado, ya que su precio económico es una de sus mayores ventajas. Aunque las mamparas de cristal le dan al cuarto de baño un toque moderno y, además, resultan muy funcionales.

Fuente: 10 Stunning Homes

Por otro lado, la variedad de diseños, motivos, estampados y colores es tan amplia, que siempre encontrarás una cortina divertida o elegante, sean cuales sena tus preferencias. Precisamente por este motivo, las cortinas de ducha se adaptan a cualquier espacio, sin importar el estilo del cuarto de baño en cuestión. Y esto es una gran ventaja.

Además, son tan fáciles de instalar que podrás ponerla en un momento y te ahorras el proceso de instalación que conllevan las mamparas de cristal (y el dinero que has de invertir en él).

Su capacidad de aportar color y diversión al baño. La comodidad con que se colocan (no tienes ni siquiera que hacer agujeros en la pared para poner la barra, ya que hay barras telescópicas que se fijan fácilmente). Su económico precio. Hay muchas razones que pueden animarte a elegir una cortina de baño. Yo creo que es una buena opción cuando no puedes o no quieres complicarte la vida y necesitas una alternativa rápida.

También te puede interesar:  Las mamparas de la vanguardia

Una mampara de baño: la solución definitiva

Fuente: Decorpad

A pesar de todas las cualidades que puede ofrecerte una cortina de ducha, las mamparas de baño se convierten en la mejor opción para tu casa, siempre y cuando estés dispuesto a invertir más tiempo y, sobre todo, dinero.

Las cortinas pueden ser una buena opción para salir del paso, pero una buena mampara de cristal (o acrílico) te durará mucho más, será más práctica, eficaz y funcional y te quedará mejor en cualquier cuarto de baño. Ahora bien, también será mucho más cara.

Fuente: Emily Henderson

Es cierto que la inversión merece la pena, porque la usarás durante muchísimo más tiempo que cualquier cortina de ducha. Sin embargo, estas son tan baratas en comparación que podrás comprar muchas cortinas antes de igualar el coste de la mampara.

Fuente: Decorpad

En cualquier caso, si puedes destinar ese dinero a la mampara es una buena idea hacerlo. Son más actuales y decorativas. Además, resultan más eficaces a la hora de contener el agua y aíslan mejor.

También son más fáciles de limpiar. Hoy las mamparas de cristal llevan incorporado un tratamiento especial antical. Esto dificulta que la cal del agua se fije en el cristal. Así es más fácil tenerlas siempre impolutas y completamente transparentes. Por el contrario, las cortinas son menos higiénicas, ya que tienden a acumular moho y bacterias, y es difícil mantenerlas limpias.

Con todos estos datos en la mano, no te resultará difícil elegir entre cortina de ducha o mampara. La primera opción es más sencilla, rápida y barata, aunque también menos eficaz y decorativa. La segunda alternativa es más cara, pero también mejor a largo plazo. Con una o con otra opción podrás tener un baño moderno y actual.