Hoy os dejamos con una fantástica idea que podemos realizar reciclando algunos botes de cristal que no sepamos qué hacer con ellos. Vamos a convertirlos en unos hermosos faroles o farolillos para decorar nuestros rincones favoritos.
Su apariencia delicada y romántica nos ayudará a dar ese toque que buscamos.. por ejemplo para una cena, una cita especial o simplemente porque quieras ambientar cualquier reunión.
Los farolillos se convertirán de esta manera en estupendos portavelas, siempre con candelas pequeñas.. para no correr ningún riesgo.
Podemos utilizar este tipo de farol tanto para decoraciones de interior, como para decoraciones de exterior. Prueba a realizar una bonita composición y decorar así tanto mesas, como paredes.. podemos ponerlos colgando estilo guirnalda. Prueba a realizar un diseño en dos colores y enriquece la decoración utilizando diferentes tipos de botellas.
Puedes elegir cualquier estilo que desees dar a estos faroles. Los materiales a tener en cuenta para que queden farolillos parecidos a los de la fotografía son: Uno o varios botes de vidrio, pueden ser de formas diferentes.. además vamos a nececesitar algo de alambre fino para manualidades, pintura para vidrio, rotulador permanente, piedras o semillas de decoración y unas candelitas.
Lo primero que tenemos que hacer es limpiar bien los frascos que vamos a utilizar, una vez limpios y secos realizamos un bonito diseños en el frasco, con ayuda del rotulador permanente. Si no estas seguro de lo que quieres dibujar, hazlo primero en una hoja y luego pásalo al frasco.
Ahora toma el alambre y realiza dos piezas con el mismo, una de ellas la vamos enrollando en  la boca del frasco. La otra pieza de alambre ha de ser más larga para no quemarnos al coger el pequeño faro, esta la trenzamos y la enganchamos en la primera.. esto servirá para colgar el farolillo.
Ahora coge las piedras o semillas decorativas y rellena el fresco a una altura media baja. Por último colocamos la candelita y listo!!