¿Tus pequeños ya tienen porta dulces para este Halloween? En este post, te proponemos una manualidad de Halloween con una lata e inspirada en Frankestein. ¡Ideal para reciclar una lata de conservas y hacer felices a los pequeños de la casa!

El blog Craftideas.info nos propone una excelente idea para llevar las chucherías el día de Halloween; nada más y nada menos que hacer un pequeño Frankestein como porta dulces partiendo de una lata de conservas.

Halloween, mi porta-dulces de Franki

Aterroriza a los demás con este fabuloso Frankestein hecho a parir de materiales reciclables que incluso los niños pueden hacer con supervisión de un adulto. ¿Quieres aprender a hacerlo? ¡No te pierdas detalle de cómo realizar con tus propias manos esta decoración de Halloween!

Los materiales serán los siguientes:

  • Latas de aluminio, de café, de leche… que se encuentren vacías.
  • Fieltro de colores, en este caso vamos a hacer un pequeño Franki por lo que necesitaremos verde, naranja, negro y rojo.
  • Acrílicos de colores blanco, verde, negro,  rojo  y naranja.
  • Varios pinceles de distintos tamaños.
  • Ojos movibles grandes.
  • Pintura tridimensional roja, plastilina color verde, hojas de plástico, tornillos gruesos.
  • Pistola de silicona.

El primero paso será pintar las latas, en el ejemplo vemos la figura de Franki, pero podemos hacer calabazas, vampiros o brujas… todo depende de nuestra imaginación. Los colores de fondo que corresponden a estos pequeños monstruos mencionados serán:

  • Frankenstein en verde.
  • Calabaza en naranja.
  • Vampiro en blanco.
  • Brujas en verde.

porta dulces lata de calabaza

Dejaremos secar la lata y luego le añadiremos los detalles que les corresponda. Podemos aplicar tornillos a los lados de la cabeza de Franki o aplicar pintura tridimensional a alguna gota de sangre que caiga de la boca del vampiro, además podemos hacer una verruga en plastilina para la bruja o algunas hojitas de plástico en la calabaza.

También te puede interesar:  DIY: Cómo hacer fantasmas para Halloween

Cuando el motivo se encuentre seco, solo tendremos que forrar el interior con el fieltro, podemos aplicar el pelo de Franki y el vampiro con fieltro negro. También el sombrero de la bruja puede ser de este fieltro. Para la calabaza utilizaríamos el de color verde de las hojas. Y seguro que a ti se te ocurren más detalles que añadir para darle un toque personal y único.

Como veis no es muy difícil de hacer esta manualidad de Halloween y seguro que a los niños les encanta. ¡Pon un Franki en tu Halloween! ¡y cuéntanos el resultado en el grupo de Facebook Hazlo tu mismo/a!

Frankestein

Artículo anteriorPintando suelos
Artículo siguienteLiteras de ensueño
Silvia Martínez Casares
Diplomada en Educación social; técnico en laboratorio de imágen; tengo mucha experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria... etc. Además soy peluquera.. cosas de la vida! Por otro lado me encanta dibujar, la fotografía, la música, leer por la noche, Moto GP, la danza y claro está escribir (Tengo algunos cuentos y relatos cortos)... entre muchas otras cosas!