Cómo incorporar un estilo shabby chic en el dormitorio

Cuando pienses en la decoración del dormitorio de tu abuela o bisabuelos, aunque no lo supieras cuando eras pequeño, debes saber que muy seguramente, se trataba de una decoración shabby chic, ¡quizá no lo sabían ni ellos! Si te gustaba, entonces no te puedes perder la oportunidad de aprender a cómo incorporar un estilo shabby chic en el dormitorio.

El estilo shabby chic recoge todo lo mejor del encanto rural y la magia del vintage. Se reutilizan muebles antiguos y se les da una mejor y más larga vida. Por esto es un estilo decorativo bastante asequible puesto que puedes encontrar muebles económicos de segunda e incluso tercera mano.

Aunque pienses que es un estilo decorativo pasado de moda, nada más lejos de la realidad. De hecho, nunca desapreció por completo y siempre ha sido el estilo decorativo preferido por muchas personas. Es más, podemos afirmar que ha vuelto con fuerza y que lo ha hecho para quedarse. Es un ambiente informal, cómodo y lo mejor, es que siempre es acogedor.

Seguro que recuerdas la casa de tus abuelos o de tus bisabuelos si tuviste la oportunidad de conocerlos, como un lugar acogedor, cálido y lleno de dulzura. Esto es lo que quiere conseguir este estilo decorativo y lo mejor, es que lo consigue y con creces.

A continuación vamos a darte algunos ejemplos de cómo puedes incorporar un estilo shabby chic en el dormitorio y que cada vez que entres lo sientas como un lugar maravilloso del que no quieres salir.

Mantenlo simple

Mantener las cosas simples es lo esencial. No tienes que sobrecargar la estancia con muebles o accesorios antiguos, entonces te estarías desviando de este estilo decorativo y no es lo que quieres conseguir.

Reduciendo tantos accesorios podrás evitar que la estancia esté demasiado desordenada o sobrecargada. Piensa en paredes libres de elementos cargantes y únicamente los elementos que necesitas en tu día a día. Así tendrás una estancia más tranquila y encantadora.

Reutiliza siempre con un propósito

No reutilices muebles sin pensar en qué función tendrá y solo por tener algo más. Esto no merece la pena. Lo que debes tener muy presente es la importancia de reutilizar los muebles antiguos pero siempre y cuando tengan una función clara en tu dormitorio.

Por ejemplo, puedes reutilizar y renovar un armario, una cómoda, mesitas de noche o la estructura de la cama. Ahorrarás en muebles y tendrás un aspecto elegante y vintage en el dormitorio.

Por ejemplo, si en lugar de usar mesitas de noche prefieres incluir en tu decoración maletas que apiladas al lado de la cama tengan la función de mesita de noche, ¿por qué no aprovecharlas? ¡Claro que sí!

Una paleta de colores bonita

En los estilos decorativos de shabby chic puedes encontrar mucho el uso del blanco y es que es un aspecto tradicional que no ha cambiado. Pero lo mejor es que ahora puedes incluir también otros toques en acompañamiento del blanco.

Por ejemplo, puedes usar colores neutros o incluso tonalidades pasteles para que disfrutes de una estancia tranquila, cómoda y muy vintage. Aunque si te gustan las tonalidades más oscuras, ¿por qué no probar? ¡Seguro que queda genial!

Shabby chic y minimalismo

Quizá pienses que el estilo decorativo shabby chic y el minimalismo nada tiene que ver uno con otro, o incluso que son contrarios… Y de entrada es lo que parece, no te vamos a quitar la razón. Pero la verdad es que tiene más que ver de lo que te imaginas.

De hecho, puedes combinar ambos estilos decorativos y se fusionarán estupendamente. Por ejemplo, puedes ser acentos rosas, texturas suaves, elementos rústicos, muebles reutilizabas y que al mismo tiempo la estancia sea amplia, serena y que no tenga más muebles de lo que realmente necesitas.

Tu cama es el alma de la estancia

Sí, tu cama puede ser el alma de tu dormitorio siempre y cuando le des el protagonismo que merece. Lo ideal es colocarla en lo alto de la decoración con bonitos cojines y elegantes edredones o colchas que muestren tu personalidad a través de este estilo decorativo.

Puedes escoger un color que te guste e incluso una mezcla de patrones. Lo que importa es que te olvides de los adornos demasiado extravagantes y de los volantes, ¡eso ya está pasado de moda y nada tiene que ver con el estilo shabby chic!

Combina patrones

Puedes utilizar tu creatividad y tu imaginación mezclando y combinando patrones en tu dormitorio. Tienes muchas opciones en la actualidad para poder combinar y que encaje con este estilo decorativo. Por ejemplo, puedes combinar flores con rayas o con formas geométricas, ¡incluso con lunares! Siempre hazlo con buen gusto.

Como ves, son consejos fáciles de seguir y que si los tienes en cuenta, podrás obtener un dormitorio con un estilo shabby chic estupendo y que te enamorará cada día más. Disfrutarás de un dormitorio elegante y muy acogedor, ¡además de cálido!