Las cocinas industriales son las que se usan dentro de los establecimientos gastronómicos, el objetivo es brindar servicio a varias personas. Cabe destacar que el servicio de cocina industrial no requiere de un protocolo tan extenso ni detallado como sucede con los restaurantes, normalmente buscan darle un servicio a los trabajadores, colegios, universidades, etc.

En algún punto este tipo de servicio puede llegar a ser más rentable que un restaurante ya que tendrás un control de los platos que se sirven a diario, mientras que en un bar o restaurante no se sabe este dato con exactitud.

Cocinas industriales

Los alimentos que se sirven en las cocinas industriales deben ser frescos, al tenerle que dar servicio a varias personas es fundamental contar con un registro de todos los alimentos, incluyendo su fecha de ingreso y la caducidad de los mismo.

Cada una de las áreas deberá tener una muy buena higiene. Además de tener las áreas limpias es necesario lavar y desinfectar todos los insumos que puedas necesitar en la preparación de la comida.

Estas cocinas requieren de un estilo industrial, no importan tanto los detalles de decoración sino la practicidad de cada una de las zonas o áreas de trabajo.

Para una cocina industrial es necesario tener un gran espacio. Entre los materiales más recomendables para su construcción encontramos los ladrillos y el acero. También se pueden poner algunos detalles de madera.

Normalmente este tipo de cocina cuenta con una o más islas, lo que sirve para distribuir muy bien el espacio. No pueden faltar algunos armarios extraibles y un frigorífico panelado que tiene muchas ventajas para este tipo de ambiente. Los muebles podrán tener los frentes laqueados en tono blanco. Piensa que este tipo de cocina requiere una desinfección diario, por lo cual los materiales que se usen para su confección deberán soportar el uso de productos bastante abrasivos, como la lavandina.

Foto | Flickr