A estas alturas muchos niños están ya de vacaciones y si no lo estarán en uno o dos días. Con tanto tiempo libre se siente liberados viendo la tele todo el día y jugando con sus amigos, pero a veces surge la frase: “Me aburro”. No hay problema,  podéis proponerles participar en la decoración navideña de casa haciendo un pequeño arbolito.

arbol palos helado

Es muy sencillo porque es una manualidad para niños, y no necesitareis muchos materiales.

  • 1 paleta de madera grande
  • 5 paletas de madera regular
  • (ambas pueden ser los palos de los helados)
  • pintura verde y marrón
  • 25 a 30 lentejuelas de colores
  • 1 guirnalda dorada fina
  • 1/2 guirnalda plateada fina
  • pincel
  • hilo
  • tijera
  • cola vinílica blanca

Proceso de creación:

Primero con las tijeras debemos cortar las paletas de madera a la mitad y de tal manera que una quede más larga que la otra. Debemos conseguir que las paletas vayan quedando progresivamente de medidas más cortas, como si fuese un árbol de verdad.

Una vez cortadas, pintamos todas de color verde, el mismo color de abetos y pinos.  Después tomamos la paleta más grande, la que hará de tronco, y la pintamos de marrón.

Lo principal ya está hecho. Dejamos que sequen todos los palos y una vez secos los pegamos. El palo grande en posición vertical y los verdes en horizontal progresivamente, de mayor a menor.

Ahora lo decoraremos. Pegamos las lentejuelas de colores en todos los palos verdes y  luego colocamos las guirnaldas pegándolas en las puntas. Podemos utilizar las guirnaldas doradas para el árbol y las plateadas para la estrella, o viceversa.

El último paso el preferible que lo ejecuten los padres ya que hay que hacer un agujero. Perforamos en la punta superior del árbol, sobre el palo marrón, pasamos el hilo y anudamos. Ya está listo para colgar en el árbol o en cualquier otro lugar de la casa.

Vía: imujer.com