Cuando cambiamos las manisas o azulejos de nuestra casa, corremos el riesgo de dejar al descubierto los extremos de las mismas que se encuentran en la parte exterior de la pared que ha quedado sin cubrir.

De este modo, quedan descubiertos los pequeños imperfectos de corte o de acople sobre estos extremos de los azulejos, que necesariamente deben ser tapados para dar un toque decorativo más perfecto.

¿Cómo tapamos estos extremos de los azulejos?

Nosotros os aconsejamos que recurráis a las esquineras.

Estas esquineras son pequeñas piezas alargadas que se acoplan en las esquinas de la pared con un pegamento especial y cubren cualquier desperfecto. Además, su colocación es muy sencilla porque se pegan de arriba hacia abajo.

Finalmente, recordaros que estas esquineras las podréis encontrar en varios tamaños y materiales. Las más económicas son las de plástico, aunque también las fabrican en porcelana o cerámica.

Enlace: bricocanal

También te puede interesar:  ¿Papeles pintados de los 70?, ¡perfecto!