cabecero pintado

Este es un concepto que ya habíamos visto en otras ocasiones, pero con otros diseños, crear un cabecero pintado para tu dormitorio. Es un recurso estupendo para quien no tiene ni mucho espacio para poner un cabecero, que todos sabemos ocupa una parte del dormitorio o mucho dinero, porque también debemos gastar en él, para tener uno a nuestro gusto.

Los cabeceros para camas, se conocen desde mucho tiempo atrás, se sabe que en la Edad Media, ya se usaban en algunos lugares de Europa entre las clases pudientes. Pero con el correr del tiempo se volvieron más comúnes y también más variados, ahora podemos recurrir a muchos estilos de los mismos y a muchos materiales para tener uno que se combine con la decoración de nuestro dormitorio.

En este caso, para un cabecero pintado para el dormitorio, puedes elegir un color que contraste con el resto de colores de las paredes y techo. En este caso a un fondo blanco, se ha aplicado un color naranja vibrante.  Y una forma sencilla, nada de un cabecero con ornamentos, apenas una silueta que tú podrás lograr fácilmente, con un poco de pintura, una brocha y un pincel.

Hay que destacar la orilla del cabecero pintado que vemos en la imagen, el color es más intenso en las orillas y ese es un truco de difuminado que se logra aplicando un poco de color más oscuro del que hemos usado para el resto del cabecero pintado. Así que te fijas que es algo muy fácil de lograr y que no tienes que gastar mucho dinero porque solo necesitarás pintura, brocha y pincel. Un poco de tiempo para hacerlo y ¡listo!

También te puede interesar:  Botelleros de diseño

Te encantará el resultado que obtendrás con este detalle tan atractivo en tu habitación, sin que ocupe espacio, y si tu dormitorio es pequeño ¡tanto mejor!

Imagen: Pinterest