Ya hemos visto tantas opciones a la hora de hacer reciclaje y decoración con palets. Muchas ideas sensacionales que gustan a todas y claro que hay muchas más que aún no conoces. Si tienes poco espacio en casa y eres una persona organizada a la que le gusta tener todo a la mano y todo en su lugar, pues necesitarás lugares donde color toda clase de cosas que tenemos en casa. Y para ello, es nuestra sugerencia de hoy, un encantador detalle de algo tan fácil como reciclar.

Los palets que ya conoces, son cajas industriales que sirven a un uso de transporte, pero que llegado el momento de dejar de servir para ello, solían desecharse, ahora se usan en mil maneras, ya puedes pensar en usarlas para hacer una cama que también un sofá, y si no intentas algo tan grande y complicado, pues igual puedes aprovechar y hacer unos organizadores con palets de colores. Solamente tienes que elegir los colores.

palets

Los palets se unen con clavos y en algunos casos puedes elegir tornillos u otros, según sea lo que prefieras, y luego pues ponte a decorar pintando con alegres colores ¿flúor? ¿tonos pastel? hay tanto que elegir para lograr tener unos originales y bonitos organizadores con palets pintados en colores. ¿te gustan? sabemos que sí, pero si eres de las que marchan al campo y disfrutan de los picnic, realmente además de servir para decorar y organizar te servirán para llevar todo lo que necesitas, en la cajuela del coche.

Una idea fantástica para el fin de semana cuando quieres escapar al tedio, ir al parque o al zoo, montar un pic nic en la terraza o el jardín, pues todo a la mano, no tendrás más que disfrutar y estos palets te habrán servicio perfectamente porqeu solo els agregas un asidero y están listos. Y pueden combinar con tu vajilla.

También te puede interesar:  Corchos con vida

Imagen: DIY

Compartir
Artículo anteriorIdea para decorar el baño
Artículo siguienteSalón en color gris
Soy una blogger apasionada de la moda y la decoración, me fascina compartir estas aficiones con quienes como yo, quieren crear un entorno acogedor y atractivo en el que disfrutar de la vida.