Siguiendo con nuestra línea navideña, hoy les hablamos sobre cómo realizar un fantástico muñeco de nieve con solo un calcetín. Con estos simpáticos muñecos podemos decorar cualquier rincón de nuestro hogar e incluso regalarlos como un pequeño obsequio navideño.

Los muñecos de nieve son adornos populares, que recuerdan a esta época del año. Este motivo tan extendido brinda una sencilla idea para embellecer nuestro hogar en fechas tan señaladas. Los materiales para realizarlo serán dos pequeñas esferas de telgopor, un escarbadientes, un palo de brocheta, un calcetín grande en color blanco, otro calcetín más pequeño, un pmpón, dos botones, algunos alfileres, hilo y aguja, unas tejiras, algo de tela de color. Por último necesitamos un marcador o rotulador y una pistola encoladora.

Lo primero será unir las dos esferas de telgopor, para ello utilizamos el escarbadientes. Seguidamente introducimos ambas esferas dentro del calcetín más grande, recuerda dar antes la vuelta.

Ahora toma  las tijeras y recortamos el sobrante del calcetín, para que quede bien tirante utiliza los alfileres. Ubícalos en zonas estratégicas para que quede bien fijo y que no se deshaga el invento.

Ahora toma el pedazo de tela, de nuestra elección, y realiza una pequeña bufanda para nuestro amigo. Para ello recorta un rectángulo y, con las tijeras, realiza pequeños cortes en los extremos de este, así parecerá que lleva flecos. Luego átala alrededor de su cabeza. Para que quede fija, pega los extremos de la bufanda al propio muñeco -calcetín blanco-

Coge un pompón y cose este al calcetín pequeño, este calcetín actuará a modo de sombrero, así que colócalo en la cabeza de este. Para ajustarlo utilizamos los alfileres, así no se llegará a caer.

Seguidamente cortamos un palo de brocheta en tres partes, dos del mismo tamaño y el tercer trozo más pequeño. Recuerda que el palo pequeño servirá a modo de nariz del muñeco. Para cortar el palo nos ayudamos con las tijeras.

Introduce la nariz al muñeco y realiza sus pequeños ojos con un marcador de color negro. Por último, con las tijeras, nos dedicamos a hacer los agujeros para marcar donde irán los brazos del muñeco.

Estos se van a simular con los dos palitos de brocheta que quedan más grandes. Los botones que tenemos los vamos a pegar en el pecho del adorno, así parecerá que esta vestido el muñequito… y voilà… listo para adornar.

Si quieres colgarlo solo tienes que introducir una pequeña cuerda o tanza por el gorro. Si ves que los alfileres no son suficientes, siempre puedes adherir o coser el corro al calcetín.