Para muchos sigue siendo una asignatura pendiente decorar con animal print. Aunque nos atraiga cómo queda cuando lo vemos en casa de los amigos. Primero fueron los dibujos de leopardo, después las simpáticas rayas de cebras. Y ahora es el turno del estampado dálmata. Una oportunidad de oro para declararnos fans incondicionales y dejar que cautive muchos rincones domésticos. ¿Preparados?

estampado dálmata
Fuente: love and lion

Además de ser tendencia, desde luego en Pinterest arrasa, el estampado dálmata es una de esas soluciones decorativas con bastantes posibilidades para perdurar en el tiempo. Sus simpáticas motas negras se llevan bien con estilos actuales, frescos y eclécticos. Y lo más divertido es atreverse con él para renovar los lugares más insospechados de casa. ¿Qué tal una pared del baño? No nos cansaremos de mirarlo y de ver nuevas posibilidades. Una vez puesto sumará elegancia.

Estampado dálmata: acertar con la dosis

Fuente: etsy

Cuando decidimos dar la bienvenida al estampado dálmata en nuestro hogar, la primera pregunta que puede asaltarnos es dónde adquirirlo. Pues bien, aunque no se trata de un material decorativo habitual, hoy en día ya no es raro dar con él en tiendas especializadas en decoración de interiores con lo último en papeles pintados, telas y tapicerías. Y por supuesto a través de esas tiendas online que son imprescindibles en la vida de cualquier amante del universo decó.

Solucionado este dilema, es muy posible que aparezca otra duda en el horizonte. Cómo y dónde lucir nuestro estampado dálmata. A pequeña escala o en grandes dosis. Lo cierto es que sus dibujos empezaron a verse tímidamente sobre objetos decorativos y auxiliares, como por ejemplo en pantallas de lámparas. Pero en poco tiempo han cautivado otras superficies domésticas y de qué manera. Los incondicionales de los ambientes eclécticos hablan del estampado dálmata como el gran aliado para su estilo más glam.

También te puede interesar:  Sentarse a recordar

Lo que está claro es que su aparición transforma cualquier rincón y superficie, aportando un punto chic y fresco a la vez. Ahora bien, no se trata de invadir las estancias con su look. La propuesta consiste en apuntarnos a esta nueva tendencia para transformar por completo zonas muy concretas con este nuevo animal print. E incluso algún que otro mueble. Si estamos absolutamente cautivados por su encanto, nada como apostar por él en su versión de papel pintado. Y si aún no estamos muy convencidos, lo mejor será familiarizarse con él poco a poco. Nos irá seduciendo.

Paredes moteadas con vida animal

Fuente: etsy

Nada como renovar cualquier pared de nuestra vivienda o apartamento con un estampado dálmata para causar sensación. Los papeles pintados que llevan impresos las características motas de tan elegante perro, son una manera de apostar a lo grande por esta tendencia. Y desde luego el efecto final no defrauda. Son revestimientos fantásticos para dar una nueva vida a paredes y tabiques de nuestros interiores domésticos con muchas dosis de luminosidad. La lista es larga. Además de poder exhibirlos en entradas y zonas de paso amplias, hay numerosos lugares donde desplegar su elegancia casual.

Yo los encuentro una valiente propuesta para resaltar paredes en ángulo y pequeños muros con poco interés. Quizá en esa zona de nuestro dormitorio donde tenemos una columna con los libros de cabecera. O en nuestro rincón predilecto de lectura en pleno salón. También los muros de las habitaciones abuhardilladas o de techos bajos pueden ganar puntos con un estampado dálmata. Y es que no todo es estética en ellos; resultan prácticos para ampliar visualmente, o para generar una cierta sensación de profundidad.

También te puede interesar:  ¡Sartenes bien organizadas con palets!

Los looks más provocativos

Fuente: housetodecor

Está claro que el estampado dálmata no deja indiferente y engancha. Sobre todo si nos atrevemos a utilizarlo con su look más provocativo. Una idea perfecta si buscamos renovar algún mueble o transformar el estilo de un espacio marcándonos un tanto de modernidad. Hay piezas de mobiliario donde queda especialmente bien, desplegando su magnetismo animal pero de una manera sutil. En concreto sobre cabeceros, frentes de cajones y traseras de estanterías. Desde luego habrá un antes y un después en ellos. Se volverán mucho más protagonistas de la decoración gracias a su recién estrenado estampado dálmata.

Fuente: etsy

Si hay un lugar donde un estampado dálmata puede causar admiración es en el baño. Y más aún si es el de invitados. ¿Por qué reservarlo a los espacios más íntimos y privados? Como todas las tendencias decorativas de este tipo, reclaman ser admiradas, lucirse en zonas muy visibles y captar la máxima atención posible. Por tanto un cuarto de baño o un aseo son escenarios ideales. Y la opción más vistosa consistirá en ponerlo en la pared del lavabo, o junto a una zona de armarios. Ahora bien, para estos espacios con humedad solo se recomienda emplear papeles pintados vinílicos o tratados para resistir a ella y no se despeguen.

Toques súper chic irresistibles

Fuente: bangonstyleblog

Cuando el estampado dálmata entra en casa, puede llegar a cualquier habitación, incluidos los dormitorios infantiles. Muchos niños se sienten atraídos por sus simpáticos dibujos y les encantaría integrarlos en su decoración particular. Hay soluciones sencillas con las que lograrlo, sin tener que efectuar grandes cambios en el conjunto decorativo. Una de mis favoritas consiste en vestir las ventanas con unas simpáticas cortinas cien por cien dálmatas en su diseño. Añadirán humor al espacio y a la vez será fácil combinarlas con el color que tengan los muebles.

También te puede interesar:  Un cubo transformado en lámpara

A través de los textiles de casa también podemos colar el estampado dálmata. Una opción es apostar por coordinados muy atrevidos, con asientos tapizados si nos apetece. Y otra alternativa más sutil es reservarlos para los cojines de nuestra butaca favorita, o para lucirlos sobre nuestra cama. Serán esos pequeños toques de glamour que todos queremos tener en casa.

¿Te apetece probar?