Son modernos, resistentes y fáciles de mantener. Los suelos industriales están de plena actualidad y se han convertido en una alternativa perfectamente válida para toda la casa. Descubre cuáles son los mejores materiales.

suelos industriales
Fuente: Pisos

Comenzaron a utilizarse a raíz de la irrupción del estilo industrial en la decoración de interiores, y se quedaron con nosotros por mérito propio. Hoy resultan versátiles y decorativos, y son capaces de adaptarse a todo tipo de ambientes. Descubre la belleza de los suelos industriales.

Puede que los materiales que se utilizan para crear suelos industriales te recuerden a aquellos lofts diáfanos de hace décadas. Era en esos espacios donde comenzaban a verse los suelos de cemento y hormigón. Sin embargo, hoy la cosa ha cambiado. Ya no resultan tan toscos y esenciales, y han surgido otras alternativas que los hacen más asequibles para todo tipo de casas.

Así, hoy vemos suelos industriales en casas de estilo nórdico, en espacios de campo con sabor rústico y en salones minimalistas de aire contemporáneo.

La continuidad de los suelos industriales

suelos industriales
Fuente: Rodilaplus

Es una de sus grandes ventajas: son suelos continuos que no requieren de juntas (al menos la gran mayoría de ellos). Y, ¿para qué negarlo? Eso nos gusta y mucho. Un suelo continuo, sin divisiones, resulta muy estético y aporta una gran de sensación de amplitud.

Además, el hecho de que no haya juntas de separación hace que los pavimentos sean mucho más limpios y fáciles de mantener. La suciedad no encuentra recovecos en los que acumularse, lo cual es una ventaja.

Esencial y auténtico

suelos industriales
Fuente: Reformasintegrales10

El hormigón es, seguramente, uno de los primeros materiales que se utilizaron en los pavimentos de las casas. Se trataba de una solera de hormigón de cierto grosor (al menos 8 cm), que después se acababa con un ligero pulido.

También te puede interesar:  Tips para cuidar y limpiar los suelos laminados y conseguir que estén siempre perfectos

Es un material con un marcado carácter industrial y, aunque no demasiadas, sí necesita ciertas juntas de dilatación para resistir (cada 4,5 m2 aproximadamente). Entre sus ventajas hemos de destacar que es un material bastante económico.

El acabado regular del cemento pulido

suelos industriales
Fuente: Canexel

El cemento pulido no es un material novedoso, puesto que lleva mucho tiempo utilizándose en lo que a suelos industriales se refiere, pero no ha perdido ni una pizca de modernidad. Sigue triunfando gracias a sus muchas cualidades: es resistente, muy decorativo y no necesita juntas de dilatación.

Es un mezcla de varios materiales: cemento, arena fina, resinas y los pigmentos naturales que le aportan color. De hecho, se puede elegir entre un gran repertorio de tonalidades.

Fuente: Geshab Interiorismo

Una de las cosas que me gustan del cemento pulido, además de que se puede prescindir totalmente de las juntas, es el acabado uniforme y regular que se consigue con este tipo de pavimentos. Una opción muy especial que se adecúa perfectamente a todo tipo de espacios, sea cual sea su estilo decorativo.

Microcemento, para interior y exterior

Fuente: Reformasintegrales10

Aunque similares a los suelos industriales de cemento pulido, los pavimentos creados a partir de microcemento resultan también muy especiales. Se trata de un material que resulta de la mezcla de derivados del cemento con resinas y polímeros. El resultado son suelos resistentes, adecuados tanto para interiores como para zonas de exterior.

A la hora de colocarlos en un espacio concreto, son fáciles y rápidos de instalar. Como no sufren variaciones con los cambios de temperatura y no se dilatan ni se contraen, no necesitan juntas de dilatación, lo que es un punto a su favor. Requieren de una malla de refuerzo que se coloca como soporte antes de la capa de microcemento. También se aplica al final una capa de acabado impermeabilizante.

También te puede interesar:  Muebles de cemento con Top Cret y Liva
Fuente: Westwing

Existen diferentes tipos de micromento, con una textura más o menos lisa, en función de si se trata de un pavimento de interior o de exterior. Además, se puede elegir entre un amplio repertorio de colores, así como optar por un acabado antideslizante (especialmente apropiado para zonas de exterior).

En cuanto al mantenimiento de este tipo de suelos industriales, diremos que son resistentes aunque se rayan con el uso. Los pequeños desperfectos se pueden reparar, aunque llegará un momento en que sea necesario volver a pulir y sellar el suelo.

La resina epoxy, un universo de posibilidades

Fuente: Pisos

No es un tipo de pavimento muy común en las casas comunes y corrientes. Sin embargo es uno de los suelos industriales más sorprendentes en la actualidad. Se trata de la combinación de un polímero termoestable (es decir, capaz de soportar bien los cambios de temperatura) y de un agente que actúa como catalizador. El resultado es un suelo de gran dureza y resistencia que, además, no necesita juntas de dilatación, por lo que es totalmente continuo.

Es perfecto para zonas húmedas como cocinas y baños, ya que resulta totalmente impermeable. Y hay una gran cantidad de colores para elegir, con acabado mate o brillo.

Como puedes comprobar, los suelos industriales abren todo un mundo de posibilidades decorativas, tanto en el interior como en la terraza o el jardín. ¿Cuál es tu material favorito?