Es uno de los productos estrella cuando se trata de reciclar muebles y darles otro aire. La llamada pintura de tiza te ofrece muchas posibilidades a la hora de renovar todo tipo de piezas de madera y de otros muchos materiales. Te contamos cómo usar chalk paint y sacarle todo el partido a esta pintura prodigiosa.

usar chalk paint annie sloan amarillo
Fuente: Annie Sloan

Ha revolucionado el mundo de la restauración de muebles y las manualidades desde el mismo momento en que hizo su aparición de la mano de Annie Sloan hace más de dos décadas. Y es que la pintura de tiza, la famosísima chalk paint, continúa estando vigente gracias a sus ventajas, que son muchas. Para empezar, usar chalk paint es una de las maneras más sencillas y efectivas para cambiar el aspecto a un mueble pasado de moda.

Es fácil de usar, se diluye y se limpia con agua, se adhiere a cualquier superficie sin necesidad de dar antes ningún tipo de imprimación (no necesitas pasarte mucho tiempo preparando el mueble a pintar, aplicando un producto previo y dejando secar) y con ella se consigue un acabado mate y empolvado muy bonito para cualquier mueble. Aquí tienes algunos trucos para sacarle todo el partido a la chalk paint en tus trabajos de manualidades o cuando vayas a pintar un mueble para reciclarlo.

¡Atención! Usar chalk paint engancha…

usar chalk paint annie combinado
Fuente: Annie Sloan

Cuando uno comienza a usar chalk paint le sobreviene una agradable sensación de asombro. Por fin un producto que se utiliza con facilidad, sin necesidad de conocer técnicas especiales. Una pintura que pueden usar con éxito hasta los que no han cogido nunca una brocha y se están iniciando en este mundo de las manualidades y el bricolaje.

A partir de ahí… ¡mucho cuidado! La chalk paint engancha y, si no prestas atención, puedes descubrirte un día intentando pintar todo lo que tienes alrededor. Bueno, no tanto, pero es cierto que apetece seguir descubriendo sus secretos de aplicación, sus muchos colores, sus acabados, etc.

Además de las ventajas antes mencionadas, la chalk paint tiene otra importante bondad y es que envejece de una manera especial, muy bonita, lo cual es importante ya que si el mueble te gusta y la pintura va acusando el paso del tiempo adecuadamente, siempre te resultará decorativo.

Tips muy útiles a la hora de trabajar con chalk paint

usar chalk paint recycrafts
Fuente: Recycrafts

Elegir el cepillo adecuado. La chalk paint es una pintura densa y al aplicarla sobre una superficie conviene no dar una capa demasiado gruesa, sino extenderla de forma adecuada con la brocha. Lo mejor es emplear una redonda (será más sencillo pintar), aunque si se desea un aspecto más suave, es mejor usar una brocha plana de cerdas sintéticas.

No te canses de agitar. Quizá por su textura gruesa y densa, o porque cuando está en reposo los pigmentos y componentes se depositan en el fondo del bote, el caso es que para usar chalk paint (y acertar) es necesario que esté bien removida antes de su aplicación.

Para empezar agita el bote antes de abrirlo con vigor, como si estuvieses preparando un cóctel en una coctelera. Y después, una vez abierto, hazte con un palo fino y remueve durante un buen rato. Merece la pena tomarse tanta molestia, pues después obtendrás mejores resultados.

Cómo preparar la pieza

usar chalk paint mueble naranja
Fuente: Offbeat + Inspired

Una buena limpieza. Sí, ya sabemos que una de las cosas que más nos atrae y nos llama la atención de la chalk paint es su asombrosa capacidad para adherirse a cualquier tipo de superficie y que, si nos decidimos a usarla, nos ahorraremos el paso de tener que aplicar una imprimación previa sobre la pieza, con el ahorro de tiempo, esfuerzo y dinero que ello supone. Pero de ahí a no preocuparse de limpiar el mueble antes de comenzar a trabajar va un trecho, ¿no crees?

Por eso, no olvides limpiar la pieza que vayas a pintar, sobre todo si es muy viejo, si lo has encontrado en un mercadillo o lo has rescatado de un desván olvidado y tiene mucho polvo o manchas muy antiguas. Comienza por frotarlo a conciencia con agua y jabón y seca después muy bien. Insiste si se trata de un mueble encerado.

Las virtudes de un lijado suave. Estamos en la misma situación que en el paso anterior. Vale que la chalk paint promete librarnos de la fase de lijado previa al trabajo de pintura, y es cierto. No es necesario lijar antes de pintar, pero hay veces en que el resultado de la pintura mejora y mucho si le damos a la pieza un ligero lijado con un simple papel de lija.

Hazlo si el mueble que vas a pintar tiene algún desperfecto en la madera o si lleva un barniz muy brillante (el lijado mejorará la adherencia de la chalk paint).

¿Qué textura te gusta más?

usar chalk paint annie acabado envejecido
Fuente: Annie Sloan

La forma en la que aplicamos la pintura de tiza también influye en el acabado final conseguido. Si la has usado alguna vez habrás notado que esta es una pintura gruesa, muy densa, que apenas gotea. Pues bien, en función de la forma en que la uses lograrás un efecto u otro.

Si quieres un acabado envejecido, con textura, pinta sobre la madera con una brocha redonda directamente del bote de pintura (eso sí, bien removida). ¿Que quieres un efecto más suave? Diluye un poco la chalk paint con agua y utiliza para pintar una brocha plana.

¿Que tienes un mueble de madera precioso y quieres que se intuya la veta? Pues diluye la pintura con más cantidad de agua hasta dejarla muy líquida y aplica para lograr un efecto lavado.

Cómo lograr un buen acabado

Una vez tengas el mueble pintado, ya sea con una sola capa o con dos (eso dependerá de la pieza), llega el momento de aplicar un producto para proteger la pintura. Lo mejor es decidirse por la cera, si se trata de un mueble que va a estar en el interior.

Para dar la cera lo mejor es emplear una brocha limpia o un trapo suave que no suelte pelusa. Aplica una buena cantidad de cera incolora por toda la pieza y deja que penetre en la madera y se funda con la pintura. Una vez se haya secado durante un rato, frota con un trapo para eliminar el exceso y después pule para sacar brillo.

Durante el primer mes (es el tiempo que tarda la cera en “curar” y endurecerse completamente) no conviene poner sobre la superficie del mueble piezas que puedan rayarlo. Acostúmbrate a usar posavasos antes de poner copas o vasos de agua y mantén el mueble a salvo de fuentes de calor o de la humedad de ciertos lugares.

Cuando tengas que limpiarlo usa un paño suave y no utilices limpiadores para muebles. Si tiene alguna mancha, trata de quitarla humedeciendo un poco el paño, o añadiendo una goita de jabón neutro.

¡Ya estás listo para empezar a usar chalk paint! Con estos trucos te convertirás en todo un experto en muy poco tiempo. ¿A qué esperas?