Amigos, si le has dado a tu hogar cierto estilo rústico o pretendes hacerlo, hoy te proponemos una sencilla idea que ayudará a embellecer todos los rincones de nuestra casa.

Aquí en Decoración 2.0, abogamos siempre por los detalles dentro de la decoración, estos enriquecen y complementan la misma, haciendo de nuestras salas… protagonistas encantadoras.

Por ello hoy dejamos este espacio para hablar de un pequeño truquillo para que, los jarrones que tengamos en casa, puedan lucir y aportar detalles rústicos.

Esta sorprendente transformación viene de un jarrón muy sencillo. Como podemos ver la pieza se ha renovado gracias al toque rústico de la tela. Si tienes un rincón encantador, al que le falta algo.. esta es tu oportunidad!

Así que ya sabes, si tienes un jarrón a mano que no te guste, que este desgastado, que te hayas artado del mismo y pretendas deshacerte de el… recuerda que podemos renovarlo y así disfrutar de otro accesorio decorativo con un look completamente cambiado.

El truco se encuentra en conseguir un trozo de tela de saco o esparto. Tan solo recorta un trozo, envuelve el jarrón y luego, con un trozo de cuerda rústica, atamos la parte superior… también puede valer un cordón pero este tipo de cuerda siempre queda más elegante.

Como vemos en tan solo dos pasos hemos logrado un efecto encantador, un objeto con un toque rústico.

Cuando ates el cordel procura acabar en una lazada u otra cosa que te guste. Ya solo queda añadir algunas florecillas de estación o lo que tu quieras. Luego buscamos un rincón acogedor, tu rincón favorito o aquel al que piensas que le falta algo y listo, ya tenemos ubicado nuestro jarrón de estilo rústico.

No es encantador?