El papel pintado es una estupenda opción para renovar tu casa. Gracias a los diseños tan especiales que existen, podrás cambiar totalmente el estilo de una habitación simplemente poniendo papel pintado. Además, no necesitarás empapelar las paredes por completo. Hazlo solo en una de ellas y… ¡verás qué cambio!

empapelar las paredes papel pintado en blanco y negro
Fuente: Milton & King

Empapelar las paredes es una interesante manera de actualizar la decoración de tu casa. Cualquier interior gana en estilo y personalidad gracias al papel pintado, tanto si se pone en todas las paredes, como si se deja solamente en una de ellas o en un paño más o menos grande.
La clave está en elegir bien el diseño y los colores del papel y, claro está, en colocarlo correctamente. No es que sea un trabajo demasiado complicado, pero si quieres hacerlo tú mismo necesitarás saber ciertas cosas que te ahorrarán tiempo y esfuerzo. Hoy vamos a contarte algunos trucos para que puedas empapelar tu casa como un profesional.

Cómo empapelar las paredes sin esfuerzo

empapelar las paredes papel dino gris
Fuente: In Spaces

Aunque te parezca que empapelar es un trabajo de bricolaje muy difícil, enseguida te darás cuenta de que no es así. Tan solo tienes que ser un poco cuidadoso a la hora de encolar el papel, para que no se arrugue y quede torcido, o con pliegues o feas burbujas de aire.

Lo mejor para lograr un resultado perfecto es trabajar en equipo. Siendo dos personas la cosa mejora mucho. Así, mientras uno sujeta el papel el otro lo va pegando. ¡Así podrás echar unas risas si no sale bien a la primera!

Claves para elegir el papel

empapelar las paredes geometrico colores
Fuente: Milton & King

Vamos a ver: existen cinco tipos de papel pintado: el tradicional (lleva base de papel), el vinílico (con una capa de vinilo), el de relieve, el tejido no tejido (lleva base de tela y una capa de vinilo en la superficie) y el de base textil (de fibras naturales, muy difícil de poner).

En lo que a resistencia se refiere, el que más aguanta es el tejido no tejido, ya que al llevar una capa vinílica es casi impermeable, por lo que se limpia fácilmente. Sin embargo, para empapelar el baño o la cocina es mejor el papel vinílico, que puede lavarse con agua y jabón.

¿Qué necesitas?

empapelar las paredes papel gris con flexo in spaces
Fuente: In Spaces

El equipo básico para comenzar a trabajar consta de un cepillo para encolar, un rodillo y un paño para alisar (procura escoger uno que no suelte pelusa). También te hará falta un cúter y una regla. Existen kits especiales que incluyen todo lo necesario. También necesitarás una escalera para llegar a las zonas más altas.

empapelar las paredes zhivago papel
Fuente: Nat Maks

Para calcular la cantidad de rollos de papel pintado que necesitas puedes hacer la siguiente operación. Comienza por medir la pared a empapelar y ten en cuenta que un rollo estándar da para 5 metros cuadrados. Si el diseño es liso, calcular es más fácil (solo tienes que dejar 5 cm por arriba y por abajo), pero si tiene dibujos que hay que casar, la cosa se complica: tienes que pegar la primera tira y colocar sin pegar la siguiente tira de papel, haciendo casar los dibujos. Se pueden perder hasta 60 cm de papel por rollo.

En cuanto a la cola, puedes comprar una que hay que preparar (el secreto está en disolverla muy bien sin que se formen grumos, porque de lo contrario no pegará), o una que ya viene lista para usar. Esta se extiende mejor y es más cómoda de usar, pero también es más cara y cunde menos.

Trucos para trabajar como un profesional

empapelar las paredes Arthouse papel libelulas
Fuente: Arthouse

Lo primero que tienes que hacer antes de empezar es preparar la pared de forma adecuada. Si vas a empapelar sobre un papel anterior, quítalo primero. Si pones el nuevo encima sin quitarlo, se levantará seguro. Es buena idea medir y cortar todos los pliegos antes de empezar a encolar. Después irás mucho más rápido. Si estás poniendo papel tradicional, es mejor que encoles la pared (si es vinílico, encola mejor el papel).

Comienza a pegarlo por arriba y ve alisando con las manos de dentro hacia fuera para evitar que aparezcan burbujas. Si aún así salen, hazles un pequeño corte con el cúter, aplica un poco de cola con un pincel fino, pega el papel y alísalo.

A la hora de pegar un pliego al lado del otro, ten en cuenta que no deben montarse uno sobre otro. Pégalos muy juntos y repasa con el rodillo, así no se levantarán los laterales.

Si sigues estos consejos, tú mismo podrás empapelar tu casa logrando un resultado de experto. ¿Te animas?