Cada vez son más las personas que se apuntan a realizar manualidades y proyectos pequeños o grandes, que con pocos elementos y algo de paciencia, consigues unos resultados muy satisfactorios. Desde ropa para niños hasta todo tipo de elementos para el hogar, los DIY o manualidades inundan la blogosfera.


Mientras aun hay personas un poco reacias a participar y difundir manualidades, nos colamos en casa de la Blogger de
Going Home to Roost, para conocer una casa que podría confundir hasta a Hansel y Gretel.


Una pequeña casa con todos los elementos principales en el mismo piso, rodeada de bosque que la aísla de ruido y curiosos. Así cualquiera no se atreve colocar todo el contorno de la casa unos grandes ventanales que nos muestre el exterior y deje entrar toda la luz que el día regala.

Al ser una casa en la que no se para de crear proyectos, es normal todo este en orden y decorado de una forma muy inspiradora. Así la vista principal del comedor es dulce y repleta mantitas hechas a mano, plantas y cómodos sillones en los que sentarse y hablar con la familia.


Pero si hay un lugar bonito es la cocina, esta se comunica con el salón y tiene en medio de ambos espacios unas sillas a modo de comedor. Todo es de color blanco, para no competir en atención con los elementos que decoran la cocina, así nos encontramos los armarios superiores e inferiores. Sólo una alargada línea de madera separada estas dos áreas, que no es otra que la encimera.

El rincón que recoge los fogones esta totalmente custodiado por tarros de múltiples tamaños y colores con especias, aromas, etc. Tampoco falta en una cocina así el famoso robot de cocina que toda cocina americana desea tener.

 


Las plantas en esta casa tienen un lugar importante, a un lado de la cocina encontramos un rincón en el que hay montado un pequeño escritorio y en la parte superior de la ventana hay una balda con varias macetas, así ninguna mano pequeña , ya sea animal o humana, las destroce. Por el otro lado de la cocina encontramos una puerta que nos lleva al jardín.

Una casa tan encantadora es normal que la proteja un perro así de bonito.