¡Se acerca San Valentín! El día del amor y de los enamorados ya está a la vuelta de la esquina y, ya estarás pensando en cómo sorprender a esa persona tan especial… No puedes olvidar la decoración si quieres sorprender realmente y que el día 14 de febrero sea realmente un día diferente, especial y para recordar toda la vida.

Ya sabes que los pequeños detalles suelen ser los que marcan la diferencia, los que aportan estilo, delicadeza y distinción. Así que hoy te queremos proponer un pequeño detalle para que decores tu casa el día de San Valentín. Un detalle especial y con encanto, como merece la ocasión.

Se trata de un sencillo elemento decorativo que puedes hacer tú mismo/a y para el que necesitas muy pocos materiales. Mira:

flores

Un delicado corazón de flores…

Lo puedes colgar de la puerta, de la pared, de cualquier mueble, de la silla… De donde tú quieras.

Si te fijas bien en la imagen, te darás cuenta que para hacer este precioso elemento decorativo sólo necesitas una percha (de alambre) y algunas ramas de flores, artificiales o naturales, eso lo dejamos a gusto del consumidor.
Para realizar el corazón primero hay que darle forma  a la estructura, y para ello sólo hay que cortar el alambre de la percha y darle forma de corazón, de manera que el colgador quede en la parte superior; tal y como puedes ver en la imagen. Una vez hecha la estructura, sólo hay que añadirle las flores, es sólo cuestión de ir enredándolas de en el alambre hasta que cubran por completo el alambre. Al quedar el colgador en la parte superior, puedes colgar tu precioso corazón del lugar que prefieras.

¿Te animas a decorar tu San Valentín con corazones de flores?