Si la decoración de tu casa está un poco apagada y necesitas un golpe de energía para revitalizar un ambiente anodino, fíjate en la idea genial que te traemos hoy. Un proyecto que puedes realizar tú mismo para pintar una pared de colores intensos y muy alegres. Es la solución perfecta para aportar a tu casa una buena dosis de pura energía.

pared de colores a beautiful messAparca durante un tiempo los colores neutros. Olvídate de momento de los tonos apagados y oscuros propios del invierno. Estamos comenzando la temporada de verano, con su explosión de luz y color. Es el momento de cargar un poco las tintas, nunca mejor dicho, y apostar por soluciones audaces que nos ayuden a revitalizar la decoración de nuestra casa. Como esta pared de colores que nos alegra la vista y anima nuestro estado de ánimo.

Y es que, por mucho que te apasionen los ambientes de estilo nórdico, con paredes blancas y profusión de tonos pastel, una pared pintada con los colores del arcoíris es la mejor manera de animar el interior de una habitación.

Puedes adoptar esta idea para cualquier estancia, aunque personalmente me gusta más para cuartos infantiles, estudios o habitaciones de juego. Utiliza esta idea en una sola pared y deja las otras tres en blanco. Así lograrás un efecto más sosegado, menos intenso. Seguro que aciertas.

Una pared de colores pintada por ti

Pintar las paredes no es una tarea difícil. Por supuesto, tiene su forma correcta de hacerlo y su técnica adecuada. Y hay muchos trucos que merece la pena conocer si vas a pintar tú mismo las paredes de tu casa. Sin embargo, es un trabajo que todos podemos encarar con la convicción de que lo haremos medianamente bien. Como tantas cosas, es cuestión de práctica y ganas.

Por eso este proyecto tiene la particularidad de que puedes hacerlo tú mismo sin necesidad de llamar a ningún experto.

También te puede interesar:  Una casa que detiene el tiempo en su interior

Elegir los colores exactos

Cuando uno se plantea pintar una pared de colores con los tonos del arcoíris, ha de esforzarse por elegir correctamente la pintura. No solo hay que decidir si queremos usar pintura plástica, o qué tipo de producto. También es importante elegir las tonalidades adecuadas. Las cartas de color de las diferentes marcas de pintura tienen muchísimas referencias que pueden complicar el asunto. No te precipites, ve paso a paso y crea tu propia selección de colores.

En este caso se ha utilizado la mítica pintura a la tiza o chalk paint de Annie Sloan, una pintura muy cubriente y con un bonito acabado mate que es una de sus principales cualidades. A la hora de elegir los colores has de tener en cuenta que en muchas ocasiones los tonos quedan más oscuros cuando se secan.

Una cosa que puedes hacer es recortar las muestras de colores para poder ponerlas juntas y ver el efecto que hacen los tonos en conjunto. Una vez tengas decidida la selección de colores, ya puedes ponerte manos a la obra.

Franjas verticales, un diseño sencillo y divertido

Existen varias maneras de decorar una pared de colores. Puedes optar por las franjas horizontales, por los patrones geométricos o por las líneas en zigzag estilo Chevron. Sin embargo, las franjas verticales me parecen una de las mejores opciones. Aportan volumen al espacio y hacen que los techos parezcan más altos.

Como ves, elegir bien los colores y optar por el diseño adecuado a la hora de plasmarlos en la pared de tu habitación será la mejor garantía de éxito.

También te puede interesar:  Reciclar muebles con pintura para amueblar la casa

Materiales y proceso de trabajo

Además de las pinturas de los colores elegidos (en el caso de las imágenes se utilizaron ocho diferentes), necesitarás cinta de carrocero, pincel fino, rodillo pequeño para pintar, un metro.

Lo primero que tendrás que hacer es medir la pared. Según la cantidad de colores que quieras utilizar, tendrás que calcular la medida de las franjas para que sean todas igual de anchas. Se trata simplemente de dividir la longitud de la pared entre el número de colores que vas a emplear.

Antes o después de dividir la pared en franjas, es conveniente que hagas un esquema sobre papel para ver cómo vas a colocar los diferentes colores.

Es importante medir muy bien la pared para conseguir que las franjas sean igual de anchas por arriba que por abajo. Después se coloca la cinta de carrocero para separar las líneas verticales y conseguir que sean perfectamente rectas.

Materiales y proceso de trabajo

Una vez delimitadas las franjas con la cinta de carrocero puedes comenzar a pintar. Tendrás que dar dos o tres capas de pintura hasta que la pared quede bien cubierta. La pintura plástica se seca rápido, por lo que no tendrás que esperar mucho entre cada mano de pintura.

Ve completando los colores y, una vez pintada cada franja, retira la cinta con mucho cuidado de no arrastrar la pintura. Ya está lista tu pared de colores. ¡Genial!

Fotos: A Beautiful Mess.

Compartir