Pintar las paredes de tu casa puede convertirse en toda una experiencia decorativa. Más allá de elegir el color, mojar el rodillo y pasarlo por toda la habitación, es posible hacer de la pintura el recurso decorativo más potente. ¿Cómo? Reproduciendo en tu pared algún efecto especial como los que hoy te enseñamos: hacer degradados de color y combinar dos tonos. ¡Fíjate qué resultados!

pintar las paredes dos tonos verdes

Ya os he contado en otras ocasiones que la pintura es una de las mejores herramientas, si no la mejor, para decorar las paredes de tu casa. Es bastante económica, fácil de utilizar si tienes un poco de maña, y consigue resultados increíbles.

Y si no me crees sigue leyendo este artículo porque hoy voy a enseñarte todo lo que puedes hacer con un poco de pintura plástica para las paredes. Dos efectos especiales que nos llegan de la mano de Bruguer para darle nueva vida a las paredes de nuestras casas. Para conseguirlo tan solo necesitas un poco de creatividad, una brocha y un par de botes de pintura. Después de terminar tu casa ya no será la misma, ni lo parecerá.

Pintar las paredes y decorar tus espacios

pintar las paredes elegir el color

Si estas harto de tener una pared sosa, pintada en un tono neutro y claro que no te dice nada, es el momento de dedicarle un poco de tiempo y pensar en una idea diferente, que consiga animar el espacio y trastocarlo por completo.

Para ayudarte te proponemos dos ideas especiales y sorprendentes que conseguirán cambiar el interiorismo de tu casa mejorándolo una barbaridad. ¡Y con una inversión mínima!

Esta es otra de las ventajas de transformar la decoración pintando tu casa: con muy poco presupuesto, ya que no has de cambiar muebles, textiles y demás, logras un cambio total. Tan solo necesitas la propia pintura (que no es un material excesivamente caro), echarle ganas y algunas horitas de trabajo. Si eres de los que nunca han asido un rodillo ni una brocha, conviene que repases estos consejos útiles para pintar tu casa.

Cómo conseguir un efecto de dos tonalidades

pintar las paredes Efecto dos tonalidades

Es un recurso muy decorativo que consiste en pintar la pared utilizando dos tonalidades similares, poniendo una en la parte superior y otra en la inferior, de forma que la pared queda dividida como si de un friso se tratase.

La clave de este efecto no es que la línea divisoria esté perfectamente trazada (de hecho a la hora de pintarla no se usa cinta de carrocero para que quede muy recta), ni que el contraste entre los dos colores sea muy fuerte. Más bien se trata de que la división de los dos colores quede natural. Por eso es mejor escoger dos colores parecidos.

Para llevar la idea a la práctica, no necesitas más que pintura de dos colores, cuerda, tiza, cinta de carrocero, una brocha y un rodillo. Marca una línea horizontal en la pared a la altura de tu cadera sujetando una cuerda con cinta de pintor para hacerlo. Pinta la parte superior de la pared con el rodillo y deja secar. Después marca de nuevo la línea divisoria con tiza y traza con una brocha la parte inferior junto a la línea. Después pinta el resto de la pared con el rodillo.

Y para que todo te quede bien claro, échale un vistazo a este breve vídeo donde te lo explican paso por paso.

Cómo hacer un degradado en una pared

pintar las paredes Efecto degradado

Hacer un degradado de color en una pared me parece un recurso increíble para decorar una habitación. Cierto que quizá este efecto no quede igual de bien en todos los espacios o ambientes, pero resulta perfecto para estudios o habitaciones infantiles, o para una cocina.

El caso es que es una forma estupenda de darle dinamismo a un espacio un tanto aburrido. Y, además, es muy sencillo de hacer. Solo necesitas pintura de varios tonos. Hay que usar diferentes tonalidades de un mismo color, de la más clara a la más ocura.

Comienza por pintar toda la pared con el color más claro y el rodillo y deja que se seque. Después mide la altura de la pared y divide entre el número de colores que quieras emplear. Yo creo que cuatro tonos queda muy bien, aunque también puedes pintarlo solo con tres.

Marca la división utilizando una cuerda que habrás sujetado con cinta adhesiva y una tiza. Ahora pinta con el segundo color desde abajo y hasta la línea marcada. Antes de que la pintura se seque, difumina el borde entre los dos colores con una brocha seca.

Repite la operación tantas veces como colores quieras poner. Eso sí, hazlo siempre de arriba abajo y de color más claro a color más oscuro.
En este vídeo encontrarás más explicaciones, por si las necesitas.

Estos son solo dos de los muchos efectos que se pueden lograr con pintura. ¿Te animas a descubrirlos?