Los amantes del bricolaje y de los proyectos DIY están de suerte. Hoy vamos a explicar una idea muy decorativa y sencilla: hacer un vinilo medidor para la habitación de tu hijo. Así te darás cuenta de cómo está creciendo. ¿Lo mejor? Que podrás hacerlo con él y pasar un rato divertido y especial.

vinilo medidor boschEs verano y los niños no tienen colegio. Están de vacaciones y tienen mucho tiempo para jugar y disfrutar. Eso abre todo un mundo de posibilidades a los padres, que tienen ahora la oportunidad de pasar momentos muy especiales con sus hijos. Y esto es lo que queremos al explicarte el proyecto de este vinilo medidor. Que disfrutes haciendo el trabajo con ayuda de tu peque.

No solo conseguirás un accesorio muy especial para decorar la pared de su habitación, sino que podrás darte cuenta de lo mayor que se hace tu pequeñín cada día que pasa. Sin duda, es la oportunidad perfecta para disfrutar con su compañía.

Decorar la pared con un vinilo medidor

La idea nos llega de la mano de Bosch y no puede ser más fácil de poner en práctica. Además, también resulta económica, puesto que no se necesitan materiales caros o complicados. Es un proyecto pensado para que los más pequeños puedan completarlo, con un poco de ayuda de sus padres.

Transferir un dibujo con un lápiz, recortar y pegar. Eso es todo lo que tu niño necesita saber hacer para llevar a cabo este trabajo genial. Seguro que no tiene ningún problema, pero si por casualidad es muy pequeño, ahí estarás tú para echarle una mano.

Y es que eso es una de las cosas que nos encantan de ideas como esta. Que se convierten en una excusa perfecta para que los papás puedan disfrutar de un rato tranquilo en compañía de sus hijos. Y para que los peques se den cuenta de que sus padres están siempre ahí, dispuestos a ayudarlos.

También te puede interesar:  Cómo hacer una tabla magnética para cuchillos

Busca los materiales

Para hacer este vinilo medidor no necesitaréis muchos materiales. Bastará con que busques papel vinílico autoadhesivo de diferentes colores, pegamento de barra o celo, un lápiz, unas tijeras y una espátula de plástico para fijar el vinilo a la pared y lograr que te quede perfecto.

Puedes elegir cualquier diseño para hacer el metro de pared para tus hijos. En este caso se ha optado por una planta con sus ramas y sus hojas. En ellas es donde después escribimos la fecha y la altura del niño. Así podremos ver sus avances en cuanto al crecimiento.

El primer paso, calcar el diseño

Lo primero que tendrás que hacer es buscar un espacio adecuado para trabajar. Lo ideal es una mesa amplia y despejada, en un entorno tranquilo. Procura que no haya otras distracciones, como una televisión encendida o mucha gente alrededor. Si esto pasa te resultará complicado mantener la atención de tu hijo en la tarea que estáis haciendo.

Una vez instalados es el momento de comenzar. En primer lugar coloca el papel vinílico autoadhesivo con el lado de la película adhesiva boja arriba. No le quites la lámina de papel que lo protege.

Para hacerte con la plantilla tendrás que descargártela aquí, imprimirla por partes y pegarla con pegamento de barra. Una vez la tengas, sujétala sobre el papel vinílico de forma que no se mueva mientras la calcáis sobre el papel.

Una vez bien sujeta, deja que sea tu hijo el que vaya repasando la plantilla sobre el papel vinílico. A la hora de colocar la plantilla, ponla al revés de cómo quieres que aparezca. Ten en cuenta que las estás calcando por el lado que se adhiere a la pared.

También te puede interesar:  DIY Ikea Monitor

Recortar las figuras y pegar el vinilo

Este momento les gusta especialmente a los niños. Y es que no hay nada que tenga más encanto que recortar con unas tijeras. ¡Manos a la obra! Tendréis que recortar el papel autoadhesivo por las líneas marcadas, y también las hojas que después pegaréis. Vigila el proceso y ayuda al peque si lo necesita.

Cuando ya lo hayáis recortado, llega el momento de decidir sobre qué pared o en qué lugar vais a pegarlo. En este punto, los niños necesitarán bastante ayuda por parte de sus padres. Piensa que es importante colocarlo bien para que no queden arrugas ni burbujas de aire.

La clave para un trabajo bien hecho está en hacerlo sin prisas, poco a poco y con cuidado. Y en ayudarse con la espátula de plástico para alisar el vinilo.

Ya solo tienes que colocar a tu peque sobre la pared, delante del vinilo. Una vez le hayas medido escribe su altura y la fecha en una de las hojas recortadas y pégala. ¡Ya está!

Idea y fotos: Bosch.

Compartir