¿Estás buscando ideas para renovar la cocina? Hoy quiero hablarte de un color estrella en toda la casa, pero también en este espacio tan cotidiano: el blanco. Fíjate en todas las posibilidades que tiene planificar cocinas en blanco y en tonos claros y neutros. ¿Te gustan?

cocinas en blanco freshome
Fuente: Freshome

El blanco es el color de la luz, de los ambientes serenos y limpios. No hay ningún otro color en todo el espectro cromático que simbolice mejor lo luminoso, lo ligero y lo esencial. Personalmente creo que es imprescindible en decoración. Y en lo que a la decoración de la cocina se refiere, es el tono que nos da más juego. Hoy te vamos a enseñar algunos estilos de cocinas en blanco que te van a encantar. No sabrás con cuál quedarte.

Y es que todo son ventajas a la hora de decorar cocinas en blanco: las estancias parecen más amplias y menos recargadas. Los equipamientos resultan más prácticos y funcionales, y la sensación final es más ligera y acogedora. Descubre todo lo que se puede conseguir decorando cocinas en blanco. Será una forma estupenda de renovar la tuya.

Ventajas de amueblar cocinas en blanco

Fuente: Dropwa

Para mi gusto, elegir el color blanco a la hora de decorar la cocina es una estupenda alternativa. Una de las mejores, por cierto. Me encanta los espacios abiertos y luminosos, y el blanco es una solución perfecta para recrearlos, sobre todo cuando los metros cuadrados no sobran.

Además, blanco es sinónimo de luminosidad. Y… ¿quién quiere una cocina oscura y tenebrosa? Es cierto que las cocinas amuebladas con colores alegres, o elegantes, pueden resultar más decorativas (a veces). Pueden exhibir más personalidad, un carácter más arrebatador. Sin embargo, no es difícil encontrar un montón de ideas para poner en una cocina blanca el toque de color que termine de completarla.

También te puede interesar:  El antes y el después de cuatro cocinas pequeñas

Los contrastes de color en las cocinas en blanco se pueden conseguir con encimeras más oscuras. O con accesorios en tonos intensos. O con cuadros o láminas de colores vivos. Hay miles de formas de inyectar una buena dosis de color a una cocina blanca para darle frescura. No sufras.

Una cocina para cada estilo

Fuente: Dropwa

Aunque todas las cocinas que vamos a enseñarte hoy comparten la característica de estar amuebladas en color blanco, las diferencias entre ellas son abismales y saltan a la vista. Se distinguen por el estilo del mobiliario y también por los materiales. Y evidencian el hecho de que, aunque el color estrella de todas ellas sea el mismo, se pueden lograr efectos decorativos muy diferentes.

Cocinas minimalistas. Uno de los estilos decorativos más actuales, y que lleva vigente ya bastante tiempo, es el minimalismo. Se basa en espacios serenos y muy esenciales, diseñados a partir de líneas puras y rectas, y en los que los adornos están bien pensados y medidos.

Fuente: Dropwa

Las cocinas en blanco de aire minimalista hacen gala de frentes de armario lisos, sin tiradores ni molduras que los adornen. Resultan modernas y elegantes, y quedan genial en espacios con paredes de color gris claro, por ejemplo. Los electrodomésticos en acero inoxidable contribuyen a aumentar la sensación de modernidad.

También te puede interesar: Apuesta por los suelos de cocina modernos más resistentes y decorativos

El rústico más actual

Fuente: Freshome

Que nadie se equivoque. El rústico no está pasado de moda, ni mucho menos. Por eso amueblar una cocina de estilo rústico en color blanco es un acierto seguro. La luminosidad de este color contrarresta la pesadez que a veces exhiben los muebles demasiado camperos.

También te puede interesar:  Decoración futurista ideas del presente

En las cocinas de estilo rústico la madera es una constante. Por eso es una gran idea combinar el mobiliario en blanco o en algún tono claro y neutro, con una encimera de madera maciza. El resultado es muy cálido y te encantará.

La fuerza del contraste

Fuente: Freshome

Puede que seas un fan incondicional del total white y que no quieras oir ni hablar de introducir algún otro color en tu cocina. Sin embargo, crear contrastes entre el blanco y otros colores puede resultar muy decorativo.

De hecho es la clave para conseguir efectos muy acogedores en la cocina. Es cierto que las cocinas en blanco son muy apreciadas, por esa sensación de amplitud y de limpieza que transmiten. Pero son muchos los que elijen este tono como color principal y lo completan después con otros tonos (o acabados en madera, como hemos visto) para conseguir un toque especial.

Fuente: House Beautiful

Una forma efectiva de conseguirlo es combinar los frentes de armario en dos colores: el blanco y otro más vibrante que, utilizado con mesura, anime la cocina.

Otra idea que también está en alza es la de combinar el blanco con los tonos pastel. El uso de estas tonalidades es una característica propia de los ambientes de estilo retro tan apreciados en la actualidad. Por eso, si lo tuyo son las cocinas setenteras, no lo dudes y elige un verde menta, un celeste o un suave amarillo, todos ellos en su versión pastel, para combinar con el blanco.

Sea como sea, apostar por las cocinas en blanco es una opción con todas las garantías. Caballo ganador.

También te puede interesar:  Consejos para limpiar la grasa de la cocina

También te puede interesar: Cómo pintar los muebles de la cocina

Compartir