Si vas a se madre en breve, seguramente querrás tener todo listo para cuando llegue el pequeño ¡y decorar la habitación de tu bebé!

Es muy normal que andes liada con la decoración de la habitación del bebé, buscando el color que mejor se adapte al cuarto y que le de un toque original y diferente al mismo. A continuación te daré una serie de ideas para que escojas el color que más te guste y quede ideal en una habitación infantil.

El azul y el rosa pastel son los colores más clásicos, junto con el amarillo, siempre en tonos claros, para decorar la habitación de un bebé. Sin embargo existen muchas otras posibilidades que te queremos proponer para que le des un toque más original a la decoración de tu pequeño.

bebé dormido
Fuente: peasap

Color gris

Una primera idea para decorar el cuarto de tu bebé de forma diferente es optar por un tono como el gris suave combinado con objetos muy coloridos. Con ello, conseguirás darle al cuarto un ambiente moderno y actual. Puedes pintar una o varias paredes de gris y combinarlo con otros colores como el blanco, rosa, verde, azul… También puedes optar por papel pintado en estos tonos.

Combinalo siempre con toques de color en muebles o textiles y verás que espacio más acogedor se queda para criar a tu pequeño retoño.

decoración de interiores - casa - habitacion bebe

Color negro y blanco

A lo mejor esta combinación te puede resultar un poco extraña para la habitación de tu bebé, pero si optas por pintar una sola pared de negro y las demás de blanco, el resultado es perfecto y seguro que te gusta mucho. Una idea muy buena es que la pintura negra sea de pizarra y una vez que tu hijo/a tenga un años pueda pintar sin ningún problema.

También puedes optar por detalles en blanco y negro de gran contraste mezclados con otros colores. Fíjate en la excelente combinación de la siguiente imagen con azules agua, rosas fucsia, negros, blancos…

habitación de bebé decorada con colores fuertes
Fuente: handmakerofthings.com

Color verde

Otra opción muy buena para decorar las paredes del cuarto de tu bebé es usar un color verde claro y pintar en la pared simpáticos animales para simular la selva. Una manera divertida y alegre de decorar el cuarto de tu hijo/a.

Puedes utilizar verdes más oscuros y otros más claros en las distintas paredes para crear contrastes y combinarlos con muebles blancos, beis, amarillos…

habitación de bebé

Color azul pastel

Si te gusta el estilo vintage y quieres decorar el cuarto con ese estilo, lo ideal para que combine perfectamente es usar un tono azul pastel en las paredes. A pesar de que pueda parecer un color para un niño, es perfecto también para decorar el cuarto de una niña ¡no pongamos etiquetas a los colores!

Las nubes pueden ser una buena inspiración para crear una pared divertida con estos motivos. El azul lo puedes combinar con blanco o incluso con un gris perla ¡te quedará ideal!

habitación de bebé blanco y azul
Fuente: dormitoriodecorado.blogspot.com

Color a rayas

Otra idea para pintar las paredes, es el usar rayas verticales o horizontales de dos colores como el verde claro y blanco o morado y color crema. Una buena opción para conseguir un toque diferente y arriesgado en la decoración del dormitorio de tu bebé. ¿No crees?

Puedes usarlo en todas las paredes, una sola, el techo, el suelo… todo es cuestión de saber combinar correctamente todo.

habitación de bebé amarilla y blanca

Estas son algunas ideas decorativas para conseguir que el dormitorio de tu bebé tenga ese toque infantil y alegre que debe haber en cualquier espacio infantil. No olvides que los muebles blancos se llevan un montón ahora, y más aún para habitaciones de bebé así que no dudes en optar por ellos y combinarlos con paredes de colores alegres y llamativos.

Otros detalles para la decoración de un dormitorio de bebé

Respecto a los muebles necesarios en una habitación para bebé, lo más importante es: no volvernos locos. Si tenemos poco espacio y nos lo compramos todo ¡luego no tendremos espacio ni para el pequeño bebé! Cierto es que hay cosas imprescindibles como la cuna que puede ser de distintas clases y más o menos pequeña en función del tamaño de la habitación. 

Luego, suele ser común poner un sofá o mecedora para cuando al pequeño le cueste dormir o incluso una pequeña cama de 80 o 90 que sirva para cuando el pequeño de mucho la lata que uno de sus padres pueda dormir con él, y en un futuro, ser utilizada como la cama del niño cuando crezca.

Otro mueble muy común desde hace un tiempo en las habitaciones para bebés es el cambiador. Cierto es que resulta práctico y cómodo pues ¡vas a cambiar muchos pañales! pero si no dispones de sitio no te preocupes, encima de la cama podrás cambiarlo sin problema.

Respecto al armario, no sobrevalores a tu pequeño. Aunque creas que con cuatro modelitos y un pequeño armario tendrá más que suficiente, no será así. Le regalarán un montón de ropa, accesorios y tonterías para bebés, además de que los pañales ocuparán su espacio ¡y los bebés se manchan con mucha frecuencia! Así que verás como el pequeño acaba con un vestidor tan grande como el tuyo. Lo mejor es poner un buen armario empotrado desde un primer momento que le sirva al pequeño desde que es un bebé hasta que sea mayor.